Hablar de jardines sin ser unas “ñoñas”

28 de marzo de 2019.

Por Gloria López

Madrid | Cultura | Ecología | Ecofeminismo | Feminismo | Libros



Alicia H. Puleo presenta su último ensayo ‘Claves Ecofeministas. Para rebeldes que aman a la Tierra y a los animales’ en la Librería de Mujeres


Madrid, 28 marzo. 19. Amecopress. Vamos a hablar de jardines sin ser unas “ñoñas”. De este modo plasma la filósofa y escritora Alicia H. Puleo el interés que persigue con su último ensayo: ‘Claves Ecofeministas. Para rebeldes que aman a la Tierra y a los animales’. Un libro agradable capaz de transmitir de un modo sencillo postulados que no son precisamente simples, gracias al laborioso trabajo de la autora, representante del Ecofeminismo, y de la ilustradora, Verónica Perales. “Un libro agradable en tiempos desagradables”, dijo Puleo en la presentación.

Y es que en un mundo acelerado y en crisis poder leer algo interesante de un modo cómodo es gratificante, decía Asunción Bernárdez, una de las feministas que acompañó a la autora, junto a las filósofas Ana de Miguel y Concha Roldán. “Has conseguido dar sentido a tu vida con este libro”, alabó Ana de Miguel, “porque logras transmitir las cuestiones más importantes en estos momentos”.

El deterioro del medioambiente está yendo muy rápido, tal y como advierte la gente joven que viene movilizándose en distintas partes del mundo. ¿Por qué hablar de ecofeminismo y no solo de ecología? “No se trata de apropiarse de la ecología y del valor de los cuidados”, dijo la profesora Bernárdez, sino de poner en valor “qué significa el feminismo”. Porque en este momento, “las ideas para transformar la vida tienen que ver con el feminismo”.

“La reflexión de Alicia tiene que ver con el futuro, pero muestra toda nuestra historia”, dijo Concha Roldán, para quien es fundamental la genealogía y el estudio. La responsable de la Red de Estudios de Género del CSIC lleva años esforzándose por conseguir que la filosofía haga hueco al feminismo.

Puleo hace un guiño a este reclamo con uno de los conceptos más esenciales del libro: el jardín. Jardín es el nombre de la Escuela filosófica de Epicuro, una de las pocas escuelas filosóficas que permitía la participación de mujeres y esclavos y una de las que menos textos tenemos. “El jardín es un lugar simbólico”, explicaba la autora, “es la idea de la inclusión, amigable, un lugar donde no hay discriminación y donde se está en contacto con la naturaleza”. Según Alicia H. Puleo, la conexión con Epicuro hace también alusión a la relación con el cuerpo y a un hedonismo preocupado por el otro, incluyendo humanos y no humanos.

Un ecofeminismo que no ubique a las mujeres como salvadoras del ecosistema

La autora también expuso el tipo de ecofeminismo que defiende. Desde las mismas ilustraciones, el libro huye de resaltar la función reproductiva, la fertilidad y la vitalidad de las mujeres. “Venimos de una tradición feminista y no estamos dispuestas a tejer alianzas ruinosas que nos reduzcan a ser las salvadoras del ecosistema olvidándose de las mujeres como sujetos diversos con reivindicaciones”.

Esta diferenciación con otras corrientes ecofeministas se expresa claramente en la concepción de los derechos sexuales y reproductivos, que ocupa el segundo capítulo del libro. Esto incluye posturas con respecto a los llamados “vientres de alquiler”, la interrupción voluntaria del embarazo y la anticoncepción. Si bien algunas corrientes hablan de “santidad de la vida”, Puleo piensa en la “calidad de la vida”, lo que permite defender las luchas feministas a favor del derecho de las mujeres a abortar, a decidir sobre la maternidad, su cuerpo y su sexualidad.

La presentación de libro, realizada en la Librería de Mujeres de Madrid, coincidió con el día del clima. Un clima y un medioambiente que emiten “señales tangibles” de que las cosas no van bien, pero que a menudo “no queremos ver ni recordar”, a veces por falta de información y también por el deseo de no preocuparse porque no sabemos qué hacer. “Mientras no hagamos oír nuestra voz” las cosas no cambiarán.

La crisis del medioambiente pone en jaque todo el sistema. Por ejemplo, en breve nos encontraremos con millones de migrantes climáticos, que saldrán de sus países porque no van a tener agua para beber. ¿Qué lugar se le va a dar a las mujeres en este mundo en crisis y ante el problema energético?, preguntó Alicia H. Puleo. El feminismo tiene que plantear estas cuestiones.

Fotos AmecoPress

— -

Cultura – Feminismo – Ecofeminismo – Ecología – Libros; 28 de marzo. 19. AmecoPress