Guatemala: Escasos avances en la reducción de la mortalidad materna

21 de diciembre de 2011.

Por Redacción

Internacional | Salud | Salud y género | Salud reproductiva | Guatemala | Políticas de Igualdad



La actual situación coloca al país en el tercer lugar en América Latina y el descenso de mortalidad es inferior al promedio de la región


Guatemala, 21 dic. 11. AmecoPress/Cerigua.- La mortalidad materna es un problema de salud pública a nivel nacional y mundial, que a pesar de ser considerada una prioridad nacional, los esfuerzos realizados aún no han logrado una reducción de las cifras en Guatemala, según la información de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (SEGEPLAN) y el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

El documento “Estudio Nacional de Mortalidad Materna 2011” revela que aunque se ha conseguido un mínimo descenso en los nivel de muertes ocasionadas por problemas en el embarazo, parto y posparto, aún existe un gran reto en el tema de asegurar servicios que permitan ejercer el derecho de las mujeres a una maternidad saludable, así como garantizar el acceso a servicios de salud de calidad, con enfoque de género y pertinencia cultural.

Las entidades subrayaron que la actual situación de mortalidad materna ubica al país en el tercer lugar en América Latina y la velocidad de descenso de la misma es inferior al promedio de la región.

La Razón de Mortalidad Materna (RMM) en Guatemala es de 139 por cada 100 mil nacidos vivos, una cifra que es considerada elevada e inaceptable, tanto por el lento descenso que ha manifestado durante los últimos años en el país, como al compararla con la de otros países.

Según el documento, elaborado por SEGEPLAN y el MSPAS, en un período de 11 años, 1989 al 2000, la reducción reportada equivale a un descenso anual del 2.75 por ciento, mientras que del 2000 al 2007 el descenso fue de 1.2 por ciento anual, situación que es preocupante.

Mujeres indígenas las más afectadas

Según la investigación, los elevados niveles de mortalidad materna que han afectado principalmente a mujeres indígenas, rurales y pobres, por causas que son prevenibles e injustificadas.

Diversos análisis han demostrado que en los departamentos del altiplano que tienen mayor población indígena, concentran el mayor número de muertes maternas, mientras que en el departamento de Guatemala y la mayoría de regiones ubicadas al oriente del país tienen los menores niveles.

Entre la población indígena, el estudio de SEGEPLAN y el MSPAS encontró que es más del doble de la que ocurre en la población no-indígena, además el 41.4 por ciento de ellas han fallecido en sus propias casas y el 5.8 por ciento en tránsito, lo que significa que han muerto sin tener oportunidad de atención institucional.

Los registros insuficientes y poco confiables y un marco legal inadecuado, han impedido disminuir los altos índices de muertes maternas.

El informe subraya que el registro de mortalidad materna en el país ha sido y es muy deficiente, como lo demuestran estudios previos como la Línea Basal de Mortalidad Materna del 2000, que reporta un subregistro municipal de un 44 por ciento, dado a que los servicios de salud no disponen de información precisa ni oportuna sobre el tema y su distribución en la población.

Según las entidades encargadas de la publicación, cuando hay sistemas de registro civil completos y exactos, la mortalidad materna se puede medir y reportar periódicamente, pero en Guatemala existe una ausencia de esos sistemas, lo que obliga a las autoridades a realizar únicamente estimaciones basadas en una variedad de métodos, los cuales tienen sus limitaciones.

No se puede estimar los verdaderos niveles de mortalidad materna

Según el “Estudio Nacional de Mortalidad Materna”, Guatemala cuenta con un marco institucional y legal que declara a la salud como un bien público y asigna al Estado la responsabilidad de velar por la misma, sin discriminación alguna y cuenta con leyes para la protección de la salud en general y la reproductiva en particular.

El Estado también es signatario de múltiples convenios y acuerdos internacionales que velan por la salud materna, entre ellos los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), sin embargo está lejos de alcanzar una de las metas más importantes que es la reducción de este flagelo en tres cuartas partes antes del año 2015.

El documento subraya que otro dato alarmante es que se están produciendo muertes maternas en edades de 10 a 14 años, un rango que posee una razón de muerte materna de 219.1 por cada 100 mil nacidos vivos. Finalmente, el estudio resalta la urgencia y necesidad de promover acciones para cambiar la situación de vulnerabilidad que viven las mujeres en Guatemala, un país de alto riesgo para tener hijos e hijas.

Foto: Archivo AmecoPress.

-----------------------------

Internacional – Salud – Salud y género – Salud reproductiva – Políticas de Igualdad. 21 dic. 11. AmecoPress.