Cristina P. Fraga

En La Habana se me ha muerto mi amiga del alma, Isabelita Moya, a la que tanto quise, quiero y querré

Isa, en el camino nos encontraremos

Las “malas lenguas” dicen que tenía una enfermedad congénita, pero era mentira