“Silencio, silencio y más silencio. Indiferencia política, institucional y también ciudadana. Es terrorismo y no se combate. No sólo eso, lo peor es que se alienta y de muchas formas”

Terrorismo consentido

27 de junio de 2012.

Por Mar Esquembre Cerdá

Estado Español | Opinión | Violencia de género | Alicante



“… se cumplen dos años, diez meses y trece días desde el último asesinato cometido por ETA en España. Cuando escribo estas líneas todavía no se han cumplido siquiera 48 horas desde el último asesinato cometido por el machismo en España”


Alicante, 25 jun. 12. AmecoPress/Información.- Desde que el martes por la tarde se conociera la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) a favor de la legalización de Sortu, hemos leído y escuchado enérgicas condenas al terrorismo etarra trufadas de alguna absurda propuesta de reforma como la de Esperanza Aguirre. Incluso en la citada sentencia se incluye un catálogo de conductas avisando que su comisión podría conducir a la ilegalización de este partido, entre las que destacan las siguientes: cuestionar la persecución de terroristas, equiparar el sufrimiento de víctimas y presos o el ensalzamiento del terrorismo y humillación de las víctimas.

Cuando escribo estas líneas se cumplen dos años, diez meses y trece días desde el último asesinato cometido por ETA en España. Cuando escribo estas líneas todavía no se han cumplido siquiera 48 horas desde el último asesinato cometido por el machismo en España. Sólo en este año ya son 24 (oficialmente) las asesinadas. Sólo en este mes son 5 las asesinadas. No contemos a las que les han segado la vida de otra manera, como a la que rociaron con ácido su rostro el miércoles. Imaginen, sólo por un instante, que una, sólo una de ellas, hubiese sido víctima del terrorismo etarra ¿Cuántas condenas hubiéramos escuchado? ¿Cuántos homenajes se le hubieran rendido? ¿Cuántas movilizaciones en las calles se habrían producido? ¿Cómo habría sentado un recorte presupuestario para luchar contra la violencia etarra?

Y ahora, trasladen esos mismos interrogantes, pero aplicados a la violencia machista. Porque también es terrorismo, si atendemos a la definición que el diccionario ofrece de este término: "dominación por el terror" y "sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror". Silencio, silencio y más silencio. Indiferencia política, institucional y también ciudadana. Es terrorismo y no se combate. No sólo eso, lo peor es que se alienta y de muchas formas. Lean de nuevo esas conductas que el TC ha incluido en su sentencia como advertencia y aplíquenlas al terrorismo machista. ¿Acaso no se está cuestionando la persecución de terroristas cuando los órganos judiciales inventan mil subterfugios para no aplicar la ley contra la violencia de género? ¿Acaso no es equiparar el sufrimiento de víctimas y presos lo que hacen tantas asociaciones que se dicen defensoras de la "verdadera" igualdad cuando hablan de hombres encarcelados por denuncias falsas de violencia de género? ¿No es eso acaso ensalzar el terrorismo y humillar a las víctimas?

Leo que el ministro de Educación ha acordado la creación de una comisión de trabajo para elaborar un Plan Nacional de Fomento y Protección de la Tauromaquia que incluirá "el diseño de campañas de comunicación" al tiempo que se retiran las campañas contra la violencia machista.

Creo que voy a explotar. De dolor y de rabia.

Foto: Archivo AmecoPress.

-----------------------

Opinión – Estado Español – Violencia de género. 25 jun. 12. AmecoPres.