En Beirut, Barcelona y Buenos Aires

Las mujeres hacen justicia en sus novelas negras

20 de febrero de 2012.

Cultura | Barcelona | Libros | Debates | Escritoras



‘Los ricos también matan’ fue el epígrafe que reunió a las escritoras Maruja Torres y Teresa Solana con la economista argentina Claudia Piñeiro, para conversar de sus últimas novelas negras


Barcelona, 18 feb. 12. La Independent/AmecoPress.- ‘En Beirut es fácil matar’, comenzó diciendo la periodista Maruja Torres. ‘Los ricos siempre matan, no porque todos sean asesinos, sino porque tienen muchos motivos: codicia, dinero, amor, pasión’.... ‘ahora salen mucho en los periódicos’....

Todos estos argumentos flotaron en una abarrotada Capella de l’Escola Massana de Barcelona, en la charla que, conducida por el canario José Luis Correa, formaba parte de una de las sesiones de la semana BCNegra.

‘Los ricos matan poco pero, presuntamente, roban mucho’, terció Teresa Solana. ‘La fiscalía anticorrupción es la que está ocupada y eso genera muchas víctimas’. Los ricos, continuó, gestionan de otra manera sus emociones y no matan. ‘Matar, matan todos, pero los ricos son los que lo ocultan mejor’ afirmó Claudia Piñeiro. El poder de ocultamiento es lo que yo trabajo en mis novelas. Quizás nunca sabremos quién las mató, pero ‘el poder y cómo se maneja, la hipocresía y la mentira, es lo que yo exploró’, afirmó.

Los malos tratos existen también en las clases altas, pero ‘se unen como grupo’ para ocultar cualquier ‘accidente doméstico’, indicó Torres. Ah!!! y hay que distinguir entre ricos de nacimiento o de las ‘clases triunfantes’ de los últimos 20 años. ‘En Beirut hay trata de blancas con criadas’... Las mías son ‘de nuevos ricos’ añadió la ex economista argentina Piñeiro y ‘cuando la crisis les quita sus medios, hacen lo que sea’. Yo cuento ‘un caso real: una mujer muerta en la bañadera con tres agujeros de bala en la cabeza y vestida de deporte’; ahí lo colaron como suicidio; ‘dejen que esto lo arreglamos nosotros decía la policía’.

Yo creo que la Violencia machista en la clase alta es menor aquí, afirmó Solana; ‘lo gestionan de otra forma: dejando a la gente en la calle sin trabajo; no matan tanto porque tienen otras maneras’ de actuar. Mis detectives ‘aplican una mirada de antropólogo en los ambientes de la clase alta; es como si aterrizaran en otra cultura; y, por supuesto, todo va adobado con un buen sentido del humor para no deprimirse’.

Hace falta ese ‘prisma irónico y un humor sarcástico’ para dedicarse a ese tipo de novela social, explicó Torres. Yo también elijo el humor afirmó Piñeiro ‘ver cómo me puedo reír de esa barbaridad’, porque ‘vemos demasiada mugre debajo de la alfombra’. Se trata de ‘hacer reflexionar para dar aire’. Pero ‘cualquier novela cansa’, añadió la argentina porque tiene ‘que ver con el proceso de escritura’.

Sobre opciones morales y machismo

Pepe Carballo (el detective de las obras de Manuel Vázquez Montalbán) nunca entrega a nadie a las autoridades, recordó Torres; tampoco tomaba partido, pero ‘a mi edad’, subrayó con ironía, ‘me gusta aplicar cierto grado de Justicia, que puede parecer venganza’. Yo ‘he dejado libre a algún asesino’ afirmó Solana, pero ‘no es tanto por moral; lo interesante es plantear las cosas que le incomodan’ a las personas lectoras y así ‘tienen que reflexionar’. ‘Las mías son inmorales todas’, afirmó Piñeiro porque tienen que ver con la sociedad y ‘en la nuestra, es poco verosímil meterlos a todos en la cárcel’.

En un mundo machista como es el de las novelas negras ¿cómo lo enfrentan las feministas?, les preguntó el moderador Correa. ‘Con ventaja’ respondió la periodista Torres ‘porque somos mujeres que nos hemos quitado las cadenas’ y mis novelas están hechas ‘desde la posición privilegiada de fuerza que le da a la protagonista –su alter-ego?- su edad’. ‘Es una mujer que vive sola, pero no es virgen’, satirizó.

Solana opinaba que ahora ya no hay tanto machismo en el género negro porque la novela ha cambiado con lo ha hecho la sociedad. De todas maneras, ‘yo me he puesto en la piel de un hombre, que es el narrador, como ellos se ponen en la piel de las mujeres’ en sus novelas.

Piñeiro subrayó que ‘la literatura sirve para vengarse’; muchos casos argentinos que son asesinatos de mujeres quedan pendientes, por eso, ‘justo yo sólo maté hombres, para reinventar la realidad’.

Pero todas ellas afirmaron escribir novelas ‘verosímiles y creíbles’ porque, pese al ‘código literario’ siempre mantienen un ‘código realista’ y se documentan con expertos. Piñeiro explicaba que solicitó un informe a su propio electricista para resolver técnicamente la muerte de ‘sus’ víctimas de ’la pileta de ahogados’ de una de sus novelas. Maruja Torres aclaró que se encuentra con algún forense para apoyarse y cuando la cita es en algún restaurante ‘todos los comensales de alrededor escuchan... pero no dejan de comer’. Solana también investiga, se definió ‘fan de la ciencia’ y recordó que, en ocasiones, hasta ‘han compartido’ para sus dudas el mismo forense que la periodista catalana.

Algunas ‘pistas’, por si quieren seguir la trayectoria de estas escritoras

Maruja Torres: “Fácil de matar”, crimen, denuncia social y humor desmelenado; su única novela negra es un cóctel explosivo.

La oveja negra de una influyente familia es asesinada en un atentado. Diana Dial, reportera prejubilada metida a investigadora amateur, siente ese pequeño pellizco en el estómago que le indica que algo no encaja en la versión oficial. Dos son los sospechosos: la viuda, exuberante y ambiciosa, y el hermanísimo, heredero del imperio familiar. Con la ayuda de su fiel criada filipina, un singular chófer y un investigador todoterreno, Diana Dial se dejará guiar por su instinto hasta dar con la verdad.

Se estrena en la novela policíaca y lo hace por la puerta grande. Fiel a su inconfundible estilo, Fácil de matar es una adictiva e irónica historia que confirma que las apariencias siempre engañan.

Teresa Solana: L’Hora Zen, Edicions 62. Negras tormentas, Un crimen imperfecto y Atajo al paraíso.

Claudia Piñeiro: Betibú, Las grietas de Jara, Las viudas de los jueves, Elena sabe, Tuya, Un ladrón entre nosotros, Cuánto vale una heladera y Serafín, el escritor y la bruja.

Fotos: La Independent. Archivo AmecoPress.

--------------------------

Cultura – Escritoras – Libros – Debates. 18 feb. 12. AmecoPress.