La derecha fujimorista sigue pidiendo su renuncia

Perú: La Ministra de la mujer, Aída García Naranjo, sale airosa de la moción de censura

18 de octubre de 2011.

Por Zoraida Portillo

Política | Internacional | Política y género | Liderazgo | Lima - Perú



No le perdonan ni su posición política de izquierda ni su trayectoria en defensa de los derechos de las mujeres


Lima, 18 oct. 11. AmecoPress/SEMlac.- La Ministra de la Mujer, Aída García Naranjo, acaba de ganar su primera batalla contra sus detractores -que no le perdonan ni su posición política de izquierda ni su trayectoria en defensa de los derechos de las mujeres- al haberse librado de la censura por 54 votos en contra.

Sin embargo, seguirá haciendo frente a una campaña que busca su alejamiento del ministerio y que también cuestiona la existencia misma de este.

En las últimas semanas, la ministra fue objeto de una poderosa campaña de demolición encabezada por Fuerza 2011, el partido que lidera Keiko Fujimori, la hija del ex dictador Alberto Fujimori, al que se fueron uniendo otros grupos parlamentarios de oposición y gran parte de los medios de prensa.

Todo se originó cuando, a fines de septiembre, se produjo una intoxicación masiva de 86 escolares y la muerte de tres de ellos en un poblado rural del departamento de Cajamarca, a 850 km al norte de Lima, luego de consumir alimentos distribuidos por el Programa Nacional de Apoyo Alimentario (PRONAA), que depende del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (MIMDES).

Apenas conocido el hecho, la ministra dijo a los medios que la intoxicación se produjo porque las madres prepararon los alimentos en recipientes donde previamente hubo insecticidas, lo que fue negado categóricamente por estas.

Una investigación posterior, practicada por el Ministerio Público a los tres niños fallecidos, determinó que murieron envenenados por insecticidas, pero hasta el momento no se ha podido esclarecer cómo se produjo la contaminación.

Días después, el portavoz del grupo parlamentario fujimorista, Alejandro Aguinaga, recordó a la prensa que la ministra tenía un proceso pendiente con el Estado peruano, de cuando fue regidora de la Municipalidad de Lima (1990-93), por haber comprado sin licitación leche en polvo para los desayunos escolares, de lo cual no había informado al presidente Humala y que la imposibilitaba para seguir desempeñándose en un cargo público, pues podría ser condenada a 15 años de cárcel.

El presidente del Consejo de Ministros, Salomón Lerner, expresó públicamente el respaldo del gobierno a la ministra y Martín Oré, su abogado, aclaró que el caso debió prescribir en 2003, añadiendo que detrás de todas estas denuncias había ’intencionalidad política’.

Y, en efecto, a juicio de no pocos analistas, detrás de toda esta campaña lo que subyace es el deseo de escarmentar a una persona que no duda en decir sus puntos de vista, enfrentarse con sus contendores políticos y defender ardorosamente los derechos de las mujeres, incluso en temas tan controversiales como el aborto.

Para Rosa María Alfaro, Directora Ejecutiva de la Asociación de Comunicadores Calandria, no hay duda de que la campaña contra la ministra se debe a su posición política.

Ello se evidencia también en el sesgo que muchos medios dieron a las informaciones, preguntándose si no era el momento de eliminar el ministerio de la mujer y dando cabida a opiniones burlonas del público en el sentido de que si hay un ministerio de la mujer también habría que crear un ministerio del hombre y hasta de los gays.

La ONG Manuela Ramos emitió un comunicado público defendiendo la vigencia del Ministerio como ente rector de las políticas públicas de género e igualdad de oportunidades.

"La transferencia de los programas sociales al nuevo ministerio de Desarrollo e Inclusión Social es una gran oportunidad para que el MINDES asuma la rectoría de las políticas públicas de género, algo que no se hizo en el pasado, y convertirse en lo que siempre debió ser", dijo Jennie Dador, directora de la ONG.

De acuerdo a lo anunciado por el presidente Humala en su mensaje al congreso, al asumir su gobierno, los programas sociales del MIMDES pasarán a depender del nuevo ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, de próxima creación.

En el contexto de las críticas a García Naranjo, en los últimos días diversas ex ministras de la mujer señalaron que sin los programas sociales ya no se justifica la existencia del MIMDES, algo que a Dador y muchas feministas les parece incongruente.

"Muchas (de las ex ministras) fueron arquitectas de este ’gran cajón de sastre’ y seguramente saben mucho de asistencialismo y un clientelaje, pero poco de políticas sociales para igualdad de género", precisó Dador.

Añadió que muchos de los programas y planes de las anteriores ministras obedecieron al enfoque de la vulnerabilidad de las mujeres en pobreza y pobreza extrema.

"Al ocuparse sólo de este grupo -cuyo derecho a ser atendido prioritariamente no está en discusión-, se ponía en cuestión la universalidad de los derechos, se excluía a las mujeres de otros niveles socioeconómicos, o a las que no viven en situación de "calamidad", como el abandono o la monoparentalidad, ninguna de las cuales, por cierto, es o está inmune a las relaciones de opresión, discriminación y violencia", enfatizó.

Por su parte, la ONG Flora Tristán también se pronunció. "Esperamos que con los nuevos cambios, el MIMDES deje de tener la perspectiva asistencialista que le dieron anteriores ministras y que hoy proclaman su necesidad de cerrarlo, o énfasis familistas que lo único que buscaban era fortalecer y perpetuar los roles sexuales estereotipados", dijo en un comunicado.

Respecto de la ministra, señala: "Consideramos, que por su experiencia y compromiso, es menester de la actual titular del MIMDES, Aída García Naranjo, el poder liderar este proceso, para que de acuerdo a sus compromisos internacionales, el Perú tenga medidas intersectoriales que apunten a contribuir al empoderamiento de las mujeres, a que sean sujetas plenas de derechos y gocen de una real ciudadanía".

"Apostamos por un MIMDES para las mujeres de hoy y porque continúe su labor la actual titular, Aída García Naranjo, que ya viene trabajando en el sentido por el que creemos debe orientarse un Ministerio de la Mujer moderno", finaliza el documento.

Pero, paralelamente, los medios difundieron encuestas según las cuales 61 por ciento de los peruanos pedía la renuncia de la ministra de la mujer, y opiniones editoriales en el sentido de que su permanencia en el gabinete "le estaba haciendo daño al gobierno".

En una entrevista al canal N -de TV por cable-, la ministra reveló que el propio presidente Humala le sugirió "protegerse". "No vamos a decir de quién, pero efectivamente hay que aguantar, la campaña no ha terminado y vamos a salir a defendernos, por supuesto, espero más ataques, estoy preparada (...) el presidente sabe que esto va a continuar", indicó García Naranjo.

En un afán de eludir la interpelación que se había preparado en su contra, la ministra se presentó voluntariamente al pleno del congreso el pasado 6 de octubre y declaró: "No me aferro a ningún cargo en el que tengo un inmenso respaldo social y reafirmo que estaré cumpliendo esta responsabilidad con mi país y las mujeres peruanas por las que he jurado".

Tras responder un pliego de 17 preguntas, los parlamentarios partidarios de su renuncia dijeron no sentirse satisfechos, por lo que insistirían en pedir su censura. Finalmente, el 12 de octubre se produjo la votación, donde sus detractores alcanzaron solo 28 de los 66 votos que requerían.

Desde su página en facebook, la ministra agradeció el respaldo recibido de diversos sectores de la ciudadanía. Allí también se pueden leer muchos mensajes de apoyo a su gestión de organizaciones de mujeres y del público en general.

Desestimada la censura, diversos parlamentarios de tendencia conservadora señalaron que seguirán insistiendo para que la ministra se vaya. "Una cosa es que la censura no progrese, pero la ministra tendrá que renunciar", señaló Alberto Beingolea, de la conservadora Alianza por el Gran cambio.

Y su colega Luis Galarreta llegó a calificarla como "una llanta baja para el ejecutivo".

Foto: Archivo AmecoPress.

---------------------------

Internacional – Política – Política y género – Liderazgo. 18 oct. 11. AmecoPress.