¿Cuotas de mujeres también en las empresas?

4 de marzo de 2011.

Por Ana R. Crespo

Madrid | Internacional | Voces de mujeres | Situación social de las mujeres | Política y género | Liderazgo | Empleo y género | Conciliación | Debates | Legislación y género | Empresariado | Políticas de Igualdad



La primera mesa redonda de la jornada ‘Mujer y liderazgo’ ha girado en torno a esta polémica


Madrid, 4 mar. 11. AmecoPress. La sede de las Instituciones Europeas organiza hoy una jornada sobre ‘Mujer y liderazgo’, con motivo del Día Internacional de la Mujer. Mujeres destacadas del mundo de la política y la empresa participan en ella. La primera mesa redonda del día ha tratado el tema de la necesidad de cuotas en las empresas para romper con el techo de cristal.

Hace cien años un patrón de la industria textil sofocaba la revuelta de sus trabajadoras encerrándolas y prendiéndolas fuego. Con la efeméride que conmemora los cien años del Día Internacional de la Mujer ha querido comenzar la presentación Ignacio Samper, Director de la Oficina de Información del Parlamento Europeo en España. Celebraba con cierto tono irónico el aumento de presencia masculina en el acto: “El año pasado estaba yo solo y hoy somos dos”, en alusión al único hombre de la mesa (sentado, eso sí, en la parte central y con el primer turno de palabra): Iñigo Méndez de Vigo, europarlamentario del PP.

Samper quiso dejar claro que la brecha salarial o la violencia de género es un problema “con” las mujeres, “para” las mujeres pero “de” todas las personas. La temática de la mesa acerca de la necesidad de cuotas de mujeres en las empresas tuvo una respuesta similar entre las distintas personas que intervinieron: les gustaría que no fueran necesarias pero consideran que son imprescindibles.

Iñigo Méndez de Vigo explicó esta mañana que “no soy intelectualmente partidario pero la experiencia me dice que si no se toman medidas positivas no se consigue nada. Pragmáticamente estoy de acuerdo con avanzar por este camino”. Más gráfica fue Inmaculada Álvarez, presidenta de Mujeres Empresarias (OMEGA) quien se confesaba la detractora mayor de la medida ya que no quería tener un papel de “florero”. Sin embargo, en cada reunión de altos cargos de empresas: “sigo estando sola. Con el tiempo me he dado cuenta de la necesidad de un elemento corrector. En España nos lo ha dado la política. Antes eran cuatro”, aseguraba.

En cuanto a conciliación, Álvarez instó a trabajar más profundamente y que el ejercicio no sea únicamente el de armonizar ‘mujer’ y ‘trabajo’, como apuntaba Iñigo Méndez, sino también ‘hombre’ y ‘trabajo’. Que hablar de conciliación no sea sinónimo de hablar de mujer. “Cuando los catedráticos también sean catedráticas y los jueces también sean juezas las cosas empezarán a cambiar para las mujeres en España”, concluía.

Laura Seara, directora general del Instituto de la Mujer, se mostró claramente a favor de las cuotas: “es imprescindible la toma de medidas correctoras para que las mujeres tengan un espacio en las tomas de decisión”. Entre los argumentos empleados por Seara estuvio el “divorcio” entre la formación de las mujeres (60% de las personas tituladas) y su situación en las grandes empresas (3% de los puestos directivos). También recordó el ejemplo de Noruega, un país muy avanzado en el terreno de la igualdad, que cuando creyó estar preparado socialmente para retirar las cuotas presenció una caída de 30 puntos de representación de las mujeres.

En el terreno de la política, María Irigoyen, eurodiputada socialista, recordaba que si no fuera por las cuotas “no habríamos conseguido todo lo que se ha logrado”. Irigoyen puso especial hincapié en el impacto de la crisis sobre las mujeres quienes están más preparadas, pierden en mayor medida su trabajo, ocupan puestos más precarios y están peor pagadas. “Las medidas de igualdad están quedando relegadas al segundo plano”, añadía.

María Teresa López, autora de ‘Mujer e igualdad de trato’, introdujo la necesidad de hablar de la variable de la maternidad en el debate: “Si no lo hacemos alcanzaremos las cuotas pero a costa de que muchas mujeres renuncien a tener hijos”, anunciaba. La profesora apuntaba cifras del estudio que revelan que la desigualdad entre hombres y mujeres no solo crece cuando se trata de mujeres madres sino que también aumenta cuando se trata de mujeres en edad fértil.

Fotografías AmecoPress

----------------------------

Pies de foto: 1)La mesa de debate ocupada mayoritariamente por mujeres 2)La presentación corría a cargo de Ignacio Samper 3)El debate contó con presencia europarlamentaria: Iñigo Méndez de Vigo y María Irigoyen

---------

Internacional – Voces de mujeres – Situación social de las mujeres – Política y género – Liderazgo – Empleo y género – Empresariado – Conciliación – Políticas de igualdad – Debates – Legislación y género