FUE NOTICIA EN 2010

Las mujeres rurales lamentan que la titularidad compartida sea sólo un espejismo

30 de diciembre de 2010.

Por Gloria López

Economía | Madrid | Mujeres rurales | Movimiento feminista



Reclaman Igualdad real como alternativa para el desarrollo sostenible


Madrid, 05 mar. 10, AmecoPress. El 8 de marzo, celebramos el Día Internacional de la Mujer. Una fecha con gran significado para las mujeres en todo el mundo y también para los 8 millones de mujeres rurales que viven en los pueblos de España. Las organizaciones de mujeres rurales en España lamentan que su histórica reivindicación, la titularidad compartida de las propiedades agrarias, siga siendo sólo un espejismo.

Ceres y el Área de la Mujer de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag) lamentan que las Comunidades Autónomas no hayan creado aún sus respectivos registros de titularidad compartida de las explotaciones agrarias, paso previo imprescindible para que las mujeres que trabajan, y quieran ser titulares junto con sus parejas de una explotación, tengan los mismos derechos a efectos de ayudas, pagos, derechos de producción, primas, cuotas u otras medidas.

“Tras el Real Decreto del 5 de marzo, la cotitularidad es, hoy por hoy, sólo un espejismo. Nuestro trabajo sigue siendo invisible a todos los efectos. Porque somos la mitad de la población rural, queremos el reconocimiento a nuestra labor”, ha afirmado la máxima responsable de Ceres, Belén Verdugo.

“Aún estamos a la espera del informe del Consejo de Estado donde se indiquen los cambios necesarios en el orden jurídico, económico, tributario y laboral, para actuar en consecuencia. De igual modo continuamos esperando la puesta en marcha del Consejo de Participación de la Mujer, donde Ceres ha estado participando en la aportación de propuestas”.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur), Teresa López, quiere “reclamar una vez más la puesta en marcha en todas las Comunidades Autónomas del Registro de Explotaciones de titularidad compartida, aprobado en marzo de 2009, y cuyo funcionamiento se está retrasando en muchos territorios de una forma inexplicable para las mujeres rurales que quieren ejercer su derecho a compartir la titularidad de sus explotaciones agrarias con su cónyuges o parejas de hecho”.

En este momento a nivel autonómico, sólo Galicia y Cataluña pueden enviar dicha información, al poner en marcha el Registro de Explotaciones Agrarias (antiguo Registro de Explotaciones Agrarias Prioritarias) y en ambos casos existe una ayuda directa para quiénes se inscriban la explotación en el régimen de titularidad compartida.

Además, este año la celebración de este día coincide con la revisión, quince años después, de la Plataforma de Acción aprobada con motivo de la IV Conferencia Mundial de la Mujer celebrada en Beijing en 1995, en la que se sentaron las bases para dar un mayor impulso a la consecución de la Igualdad para las mujeres en todo el mundo.

En el acto celebrado los días 27 y 28 de febrero en Nueva York, participaron representantes de las asociaciones de mujeres rurales en España, quienes manifestaron que la igualdad de género en el mundo rural es asunto de derechos humanos y pusieron de manifiesto algunos indicadores de la situación actual.

Mujer y pobreza

Seiscientos de los 1.500 millones de personas en el mundo que viven con menos de 1 dólar al día son niñas y mujeres, muchas de ellas mujeres rurales. En España, la tasa de pobreza, con un 21%, es mayor en las mujeres que en los hombres y afecta sobre todo a mujeres mayores, en la mayor parte de los casos viudas con una exigua pensión.

Para Coag, “la Política Agraria Común (PAC) ha sido incapaz de superar las discriminaciones de las mujeres campesinas obviando la igualdad real de género como alternativa para el desarrollo sostenible.”

Acceso a la educación, la salud y el empleo

“Las mujeres jóvenes del mundo rural cuentan con más formación que sus madres y sus abuelas, sin embargo, esta mayor formación no les abre más puertas a nivel profesional en sus lugares de origen por lo que tienen que emigrar a las ciudades para buscar un puesto de trabajo provocando así un éxodo que está llevando a nuestros pueblos a seguir perdiendo población”, afirma la Confederación Nacional de Federaciones y Asociaciones de Familias y Mujeres del Medio Rural (Afammer).

Así mismo, las mujeres del medio rural siguen teniendo graves dificultades para acceder a los servicios sanitarios que necesitan como es el caso de las consultas de especialistas, teniéndose que desplazar para disponer de estas consultas.

Fademur reclama “medidas especiales que incentiven el autoempleo entre las mujeres rurales y las iniciativas emprendedoras. Las mujeres del ámbito rural tienen que salir de la invisibilidad y de la economía informal e incorporarse al mercado de trabajo formal a través del apoyo para la puesta en marcha de empresas de economía social como las cooperativas, con incentivos para el sector de la artesanía y para las mujeres que trabajan en el sector agrario”.

Representación y toma de decisiones

Las mujeres juegan un papel fundamental en la sociedad rural, sin embargo ese papel no se corresponde con la representación que tienen en los órganos donde se toman las decisiones. La presencia de las mujeres es aún muy escasa en la política local, en los grupos de desarrollo rural y en los consejos rectores de las cooperativas (sólo representan un 3%).

Europa

Para las mujeres rurales, las consecuencias de las políticas económicas y rurales impulsadas desde el ámbito europeo, son fundamentales. En ese sentido consideran “imprescindible que la Unión Europea y nuestro Gobierno, aprovechando la Presidencia de turno, apuesten definitivamente por establecer un marco jurídico de seguridad para las mujeres campesinas”.

Exigen que la Ley de Economía Sostenible incorpore medidas en favor de la igualdad para mitigar el doble impacto de la crisis agraria en las explotaciones gestionadas por agricultoras y ganaderas.

Actividades en torno al 8 de marzo

La mujeres de Afammer tienen previsto realizar diversos actos da carácter local, en los que reivindicarán más medidas y recursos para acabar con la feminización de la pobreza, potenciar la formación y el empleo de las mujeres, que les permita tener más oportunidades y quedarse en sus pueblos y dotar a los pueblos de las infraestructuras y servicios necesarios para adaptarse a las necesidades actuales.

También consideran prioritario el acercar la atención sanitaria y, sobre todo, las especialidades a los pueblos más pequeños, ayudar a las mujeres a conciliar la vida laboral, familiar y personal y luchar contra la violencia de género que las mujeres sufren en mayor silencio en el entorno rural.

Por territorios, las mujeres de Coag y Ceres organizarán actividades de diversa índole, “todas ellas promocionando y visibilizando el papel de la mujer productora de alimentos de calidad, cercanos y su responsabilidad en la alimentación. También participaremos de forma conjunta en todos los actos institucionales que se convoquen en cada comunidad autónoma así como en manifestaciones reivindicativas”.

Por su parte, Fademur participará en todos los actos organizados a nivel institucional, Ministerio de Igualdad, departamento confederal de la mujer de UGT e impulsará actos territoriales de sus asociaciones en las diferentes Comunidades Autónomas.

En estos eventos, llamará especialmente la atención sobre “las discriminaciones que siguen padeciendo los ocho millones de mujeres que viven en nuestros pueblos, su invisibilidad y la falta de reconocimiento de su trabajo como agricultoras y ganaderas”.

Fotos AmecoPress. Pies de foto: 1) Belén Verdugo, responsable del Área de la Mujer Coag; 2) Teresa López, presidenta de Fademur 3) Carmen Quintanilla, presidenta de Afammer

--------------------

Economía – Mujeres Rurales - Ocho de marzo; 05 marzo (10); AmecoPress