El Hospital de Almansa incorpora la laparoscopia para extirpar los miomas

29 de diciembre de 2010.

Por Redacción AmecoPress

Autonomías | Madrid | Salud | Salud y género | Ciencia y tecnología



Evita la cirugía abierta y permite la rápida recuperación de la paciente


Madrid, 29 dic (10). AmecoPress. El Hospital General de Almansa, en Albacete, incorpora a sus servicios la miomectomía por vía laparoscópica, técnica que permite extirpar los miomas de útero a través de unas pequeñas incisiones abdominales.
 
Con este tipo de intervención se evita la cirugía abierta y se reducen los daños en el útero. Sólo se realizan dos incisiones de entre 5 y 12 milímetros en el abdomen, a través de las cuales se pueden extirpar los miomas, pequeños tumores benignos.
 
Está técnica permite a las mujeres recuperarse de forma más rápida puesto que hay menos dolor postoperatorio, menos fiebre, y una estancia hospitalaria menor que por vía convencional, permitiendo, incluso, que se pueda realizar de forma ambulatoria. La Sección de Ginecología y Obstetricia del Hospital General de Almansa ha incorporado recientemente esta nueva técnica a su cartera de servicios.
 
La Junta de Castilla-La Mancha informa de que ha sido clave en el inicio de las intervenciones la colaboración del doctor Jaime Ferro, ginecólogo del Instituto Valenciano de Infertilidad, quien participó en una jornada quirúrgica formativa en la que se realizaron las primeras miomectomías por vía laparoscópica en Almansa.
 
Cirugía menos agresiva
 
La Sección de Ginecología y Obstetricia del Hospital General de Almansa ha mostrado desde el inicio de su actividad una gran disposición a incorporar aquellas intervenciones que se puedan realizar por vía endoscópica, hasta el punto de que el 40 por ciento de las cirugías que realizan se llevan a cabo por esta vía, como la nueva intervención incorporada.
 
Este tipo de intervenciones consisten en introducir una lente con una cámara que ilumina la cavidad donde se va a operar y capta imágenes que envía a un monitor. A partir de ahí, se introduce el resto de material quirúrgico, de mínimo tamaño, con el que se interviene.
 
Dentro de la endoscopia se incluye la laparoscopia -operar dentro de la cavidad abdominal- y la histeroscopia -operar dentro de la cavidad uterina. En ambos casos, tanto la lente como el material quirúrgico introducido en el abdomen o útero son de diámetro estrecho, por lo que las incisiones no son mayores de un centímetro y medio.
 
La reducción del tamaño de las incisiones mejora tanto el resultado estético como el dolor postoperatorio al tiempo que minimiza las complicaciones relacionadas con la cicatriz.
 
Fotos: archivo AmecoPress / Junta de Castilla-La Mancha
---
Autonomías - Salud - Salud y Género - Ciencia y Tecnología; 29 diciembre (10), AmecoPress