El abuso sexual infantil

29 de diciembre de 2010.

Por Redacción

Sociedad | Violencia sexual | Libros | Legislación y género | México DF



Investigación sobre la violación de los derechos de la niñez


México, DF, 29 dic. 10. AmecoPress/Cimac.- La violencia sexual representa una relación de poder y dominio entre las personas mediante la imposición, y aunque tradicionalmente las mujeres han sido las víctimas más comunes, en las últimas décadas se ha demostrado que las y los niños son víctimas frecuentes de esta violencia.

A esta conclusión llegaron las psicólogas y especialistas en tratamiento para víctimas de abuso sexual, Alba Luz Robles Mendoza y Diana Garza Louis, quienes destacaron la importancia social actual que tienen las condiciones y derechos en los que se encuentra la o el menor de edad.

En el ensayo “El abuso sexual infantil y sus implicaciones en la violación de los derechos de los niños y las niñas”, publicado en la segunda edición de Rayuela, una revista semestral especializada en niñez y juventud, las autoras explican que la violencia sexual tiene matices que van desde una agresión física en el transporte público, el acoso escolar o laboral, el abuso sexual, hasta la violación.

De acuerdo con las especialistas, la niña o niño que ha sido víctima de abuso sexual en muchas ocasiones no presenta daño físico alguno, debido a las propias características del delito; sin embargo, las consecuencias físicas, emocionales y sociales de una agresión de este tipo van más allá.

Precisan que la víctima puede sufrir de miedo, ansiedad, angustia, alteración del sueño, trastornos alimenticios, sentimientos de culpa, vergüenza, inseguridad, fracasos escolares; y además retraimiento, aislamiento, agresividad, inhibición, interés exagerado por el conocimiento de la sexualidad, rebeldía y sumisión, entre otras manifestaciones.

Robles Mendoza y Garza Louis también mencionan que investigaciones sobre la prevalencia del abuso sexual muestran una incidencia de entre el 12 y 35 por ciento para niñas y entre 4 y 9 por ciento para niños. “Los datos actuales relacionados con niños y niñas abusados sexualmente reportan consecuencias psicológicas similares en ambos sexos”, afirman.

Los efectos del abuso sexual en la infancia también afectan la capacidad de resiliencia (sobreponerse del trauma) del individuo, pues tienen menor capacidad para adaptarse a nuevos contextos, menor rendimiento académico, y alta incidencia de abandono escolar y alta incidencia en conductas agresivas tipo “bullying”.

Para las académicas, los factores que contribuyen al impacto o sanación de la víctima son: la identidad del abusador, el periodo del abuso y la gravedad de éste, además también resulta importante para la recuperación de la víctima el tipo de ambiente familiar y el apoyo que la familia le pueda brindar.

Finalmente, coinciden en que se requiere adoptar medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al menor contra todo abuso sexual mientras la niña o niño se encuentre bajo la custodia de las madres y padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que los tenga a su cargo.

Estas medidas de protección, deberán comprender, según corresponda, el establecimiento de programas sociales, medidas de prevención, identificación, notificación, intervención, judicial, canalización y tratamiento de los casos de abuso sexual, así como de aquellos de explotación.

Finalmente, destacaron la Ley para la protección de los derechos de niñas, niños, y adolescentes, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 29 de mayo de 2000, que indica la no discriminación y la igualdad de género como principios rectores para la protección de sus derechos, no obstante aún falta que la niñez ocupe un lugar primordial en la agenda política y social, aseguraron.

Fotos: Archivo AmecoPress

-----------------------------

Sociedad – Infancia – Violencia sexual – Legislación y género - Libros. 29 dic. 10. AmecoPress.