IV Simposio Internacional de Reproducción Asistida

La reducción de peso en mujeres obesas mejora la probabilidad de embarazo

9 de diciembre de 2010.

Por Redacción

Madrid | Estado Español | Salud | Salud y género | Salud reproductiva





Madrid, 09 dic. AmecoPress.- Personas expertas detectan en los últimos años un aumento importante de la obesidad en mujeres embarazadas o previas al embarazo. La obesidad pregestacional y el incremento ponderal anómalo durante la gestación son conocidos factores de riesgo para la aparición de alteraciones metabólicas fetales, según información de medicosypacientes.com.

La obesidad o el sobrepeso influyen negativamente en la salud de las personas y también provocan dificultades en las mujeres que pretenden quedarse embarazadas, en las que ya lo están y en sus propios hijos. “La fertilidad natural de la mujer tiende a disminuir con el incremento del índice de masa corporal, tanto en pacientes que no presentan alteraciones de la capacidad reproductiva como en aquéllas en las que existen causas específicas de esterilidad.

Asimismo, en las mujeres que pretenden lograr el embarazo sin necesidad de recurrir a técnicas de reproducción asistida, su propio sobrepeso puede ser la causa de que no lo consigan”. Así lo ha asegurado el doctor Federico Pérez Milán, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), el marco del IV Simposio Internacional de Reproducción Asistida.

El sobrepeso se relaciona con determinadas alteraciones de tipo hormonal que son de vital importancia para el funcionamiento correcto de los ovarios. Según explica este experto, “en la mujer obesa la fertilidad natural es menor debido a los cambios en los niveles de leptina y adiponectina, que son capaces de modificar los niveles de insulina, de modificar por diferentes vías la síntesis esteroidea del ovario, y de producir finalmente aumento de los niveles de andrógenos, que determinan alteraciones del desarrollo folicular”.

Las personas expertas coinciden en afirmar que las mujeres obesas deben perder peso antes de intentar quedarse embarazadas, tanto de forma natural como con las técnicas de reproducción asistida.

En este sentido, afirma que “sólo con un 5-10 por ciento de pérdida de peso corporal, se pueden mejorar e incluso restaurar los índices de ovulación y embarazo, porque la restricción de energía por sí misma es mejor que el cambio en la forma corporal o el peso total”. Y añade: “Pero sólo un 15% de las pacientes consigue una reducción de peso significativa y necesaria para que no disminuyan las posibilidades de quedarse embarazada”.

Obesidad en la Fecundación in vitro

La presencia de obesidad, también modifica la respuesta a la inducción de la ovulación y a la estimulación ovárica. “En este tipo de pacientes se produce un aumento de las necesidades de gonadotropinas, una disminución de la eficacia en la inducción del desarrollo monofolicular y un menor rendimiento de la hiperestimulación ovárica controlada, así mismo la probabilidad de pérdida gestacional precoz es mucho mayor”, explica el experto.

A las dificultades para quedarse embarazada que conlleva el exceso de peso se han de añadir también las complicaciones que puedan surgir durante la gestación. “La obesidad pregestacional y el incremento ponderal anómalo durante la gestación son conocidos factores de riesgo para la aparición de alteraciones metabólicas fetales, entre las que destacan la diabetes y la macrosomía o fetos de peso superior al normal”, asegura el doctor Pérez.

Asimismo, la obesidad es uno de los factores que predisponen al síndrome metabólico, uno de los principales indicadores de riesgo cardiovascular. “En las técnicas de fecundación in vitro, la combinación de varios elementos de este espectro de trastornos determinará un manejo terapéutico más complejo, modificará el pronóstico gestacional e incrementará el riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto”.

Foto: Archivo AmecoPress

--------------------------------

Estado Español – Salud – Salud y género – Salud reproductiva. 09 dic. 10. AmecoPress.