Neurociencia, género y felicidad: una manera diferente de liderar

3 de diciembre de 2010.

Por Elena Tarifa

Autonomías | Barcelona | Liderazgo | Empleo y género | Debates | Ciencia y tecnología



“Se tiende a valorar, cada vez más, el estilo de liderazgo ligado al hemisferio derecho, el de las emociones, que tiene más desarrollado las mujeres”


Barcelona, 03 dic. 10. La Independent/AmecoPress.- La Primera Jornada sobre Neurociencia- Talento y transformación, celebrada en Barcelona, ha analizado como mujeres y hombres se comunican y lideran de manera diferente, y el papel que juega el cerebro.

La jornada, que se desarrolló en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Barcelona, fue organizada por Agima, una entidad con 221 socias provenientes de varios sectores profesionales que pretende ayudar a desarrollar el talento y las capacidades de sus componentes, además de ser un espacio para compartir experiencias y promover el trabajo en red.

La ponente Silvia Damiano, experta en neurociencia y doctora y profesora del master Eliza de Educación Ejecutiva en la Melbourne Business School, aportó sus conocimientos y experiencia en el análisis del cerebro humano y explicó como las características de este órgano influyen en el comportamiento de mujeres y hombres a los entornos de trabajo.

Damiano describió algunas de estas características: "Los hombres son más directos en su comunicación; el cerebro femenino está más orientado a la empatía, mientras que el cerebro masculino está más preparado para entender y comprender sistemas".

A las reuniones de trabajo la diferencia en el comportamiento es mucho clara: "Por su competitividad, el hombre tiene tendencia a dominar la reunión, mientras que las mujeres a menudo se sienten inhibidas por estas actitudes y prefieren callar. En este sentido, los hombres utilizan mucho el lenguaje corporal- se echan hacia atrás, cruzan los brazos detrás la cabeza etc., para marcar el territorio".

Según la experta, las mujeres "crean diálogos en la periferia de la conversación principal de la reunión y utilizan un lenguaje más próximo, utilizando expresiones como "¿que te parece esto?".

A menudo, para competir con los hombres en su terreno, las mujeres adoptan comportamientos masculinos que "en el fondo las incomoda", según Damiano.

Todas estas observaciones sobre el comportamiento de mujeres y hombres a las reuniones de trabajo las recogió la investigadora australiana Margaret Byrne, después de más de 10 años de observación.

Diferencias entre los cerebros de los hombres y mujeres y liderazgo

No se puede olvidar que existen diferencias fisiológicas sustanciales entre el cerebro de los hombres y de las mujeres. Por ejemplo, el corpus calostrum, que es la piel que recubre el cerebro, es un 20% más grande en las mujeres, y "esto quiere decir más conexiones entre ambos hemisferios y más integración de la información verbal y visual", remarca Damiano.

Por otro lado, "la masa cerebral de las mujeres es un 9% más pequeña que la de los hombres porque tiene más pliegues, pero es similar en número de neuronas. No quiere decir que tengan menos cerebro".

Estas diferencias fisiológicas son las que hacen que las mujeres perciban mejor la realidad a través de los sentidos, tengan más fluidez verbal, capten mejor las expresiones faciales de los demás, y mantengan más tiempo los recuerdos ligados a las emociones. En cambio, la capacidad visio-espacial de los hombres es mejor y son mejores en el pensamiento abstracto, "por eso tienen más facilidad para descifrar mapas", explica la experta en neurociencia. "También tienen más capacidad para concentrarse en un cosa concreta, mientras que las mujeres pueden hacer más cosas a la vez”.

Las mujeres, pues, tienden a tener un estilo más creativo y emocional, y los hombres, uno de más lineal y analítico. Así, a pesar de que estas diferencias condicionan en mayor o menor medida los estilos de comunicación, se pueden trabajar y mejorar según las necesidades de cada persona.

En el taller de neuroliderazgo impartido también por Damiano el martes 30 de noviembre, una treintena de mujeres y hombres han podido experimentar, a través de ejercicios prácticos, como desarrollar las diferentes habilidades de comunicación para ejercer un liderazgo más efectivo en aspectos como la toma de decisiones, mantener la calma o como ser actores/as de cambio.

En este sentido, Silvia Damiano lleva a cabo una búsqueda innovadora sobre si las mujeres lideran de manera diferente. Relaciona bases de datos de mujeres líderes con otras de mujeres no-líderes y de hombres líderes, y realiza entrevistas personales a mujeres líderes de todo el mundo. “Todavía no tengo las conclusiones finales, pero puedo avanzar que las mujeres líderes tienen una actitud más positiva, gestionan el estrés de una manera más equilibrada y colaboran más que compiten".

El capital de la felicidad en las empresas

La jornada también contó con la intervención del médico Albert Figueras, profesor a la UAB, que sorprendió al auditorio todo hablante del papel clave que juega una hormona como la oxitocina en el establecimiento de vínculos entre las personas, y que se genera, a través del contacto social. Esto es muy importante para la toma de decisiones en las empresas, puesto que "cualquier decisión que tomamos tiene asociada una emoción", según Figueras. Así, la generación de oxitocina y de bienestar de las personas puede mejorar mucho el clima laboral, e incluso los resultados de las organizaciones.

Siguiendo este hilo, la segunda parte de la jornada contó con personas representantes de empresas que han apostado por la gestión eficaz de la felicidad en sus organizaciones. Por un lado, Mar Galindo, de Agima, subrayó como su entidad ha implantado el innovador sistema Agima People, que ofrece servicios y actividades como por ejemplo un Banco de talento, un forum de favores, círculos de ayuda ì salidas culturales, por de favorecer el establecimiento de vínculos entre las socias.

La responsable de Recursos Humanos de MRW, Silvia Vilches, explicó como la implantación de políticas de promoción de la diversidad y la igualdad entre mujeres y hombres en su empresa ha creado un ambiente de trabajo envidiable, en una empresa donde la paridad es una realidad (tiene un 45% de mujeres en sus ámbitos de responsabilidad), y ha contribuido que este año vuelvan a tener beneficios en un contexto de crisis.

Y es que neurociencia, género, liderazgo y felicidad van juntas, expresa convencida la profesora Silvia Damiano: “En las empresas se tiende cada vez más a valorar el estilo de liderazgo ligado al hemisferio derecho, el de las emociones, que tienen más desarrollado las mujeres, y por eso creo que las mujeres tendremos más oportunidades para llegar a los lugares de responsabilidad”

Fotos: Elena Tarifa. 1. Silvia Damiano, experta en neurociencia y doctora y profesora del master Eliza de Educación Ejecutiva en la Melbourne Business School. 2 Vista general del acto

-------------------------------

Autonomías – Ciencia y tecnología – Empleo y género – Liderazgo. 03 dic. 10. AmecoPress.