1 de diciembre: Día Mundial del VIH/Sida

Las “embajadoras de la esperanza” trabajan para frenar el avance del virus en Kenia

1ro de diciembre de 2010.

Por Redacción

Madrid | Internacional | Pobreza y género | Salud y género | Violencia sexual



En el lago Victoria los pescadores “conceden” la venta del pescado a las mujeres a cambio de sexo


Madrid, 01 dic (10). AmecoPress. El VIH/Sida afecta a más de 33’3 millones de personas en el mundo y más de 22 millones y medio de estas personas viven en África. En algunas playas del lago Victoria, en Kenia, los porcentajes de esta enfermedad alcanzan hasta el 70 por ciento.

En este país africano, Ayuda en Acción apoya la creación de organizaciones locales como Nephas (Network For People Living With HIV/Aids). Son las “embajadoras de la esperanza” que trabajan para frenar el avance en los asentamientos más empobrecidos, donde el “derecho de pernada de los pescadores” extiende el virus. Nephas es una organización que trabaja VIH/Sida en la región de Usigu, en Kenia.

Este grupo formado por mujeres se autodenominan “embajadoras de la esperanza”. Ayudan a eliminar el estigma que supone ser portador o portadora, apoyan a la gente para que tenga acceso a medicamentos, cuentan incluso con una clínica móvil y trabajan la prevención del contagio.

En Usigu, Bondo y Nyanza, una zona al noroeste de Kenia bañada por las aguas del lago Victoria, el VIH/Sida está muy presente. Cuando llegan los pescadores con las capturas a las playas del lago a las 5 ó 6 de la mañana, las mujeres bajan a comprarles el pescado para venderlo en los mercados locales.

Melvin Chibole, portavoz de comunicación de ActionAid Kenia, cuenta que “muchas veces su cuerpo es parte de la transacción comercial. Es decir, un pescador para concederle la venta del pescado a una mujer le exige mantener relaciones sexuales. Incluso se ven obligadas a ofrecer a sus hijas por la demanda de los pescadores de mujeres cada vez más jóvenes.”

Esto juega en favor de la propagación del virus y en contra de las poblaciones más empobrecidas de las playas, donde la infección puede llegar hasta un 70 por ciento.

El grupo Nephas empezó su trabajo en 2003 con 15 mujeres que buscan establecer y promover el desarrollo de programas de prevención y atender las necesidades económicas y psicosociales de los enfermos y enfermas de VIH/Sida.

Entre sus actividades están el reparto de preservativos, la promoción de cambios de comportamientos y proporcionar microcréditos para mejorar la calidad de vida de las personas que viven con VIH/Sida.

Además, desarrollan plantaciones para garantizar la seguridad alimentaria de las personas enfermas y les apoyan para que tengan un lugar donde vivir, trabajan incidencia política para promover cambios en las instituciones y conseguir antiretrovirales, apoyan la realización de test, y aconsejan y orientan a quien se somete a ellos. Tienen un edificio para dar formación y apoyo psicológico y desarrollan informes sobre la comunidad.

Melvin Chivole explica que testan a la gente por la noche para que la gente no les estigmatice porque si les da vergüenza no se hacen el test. Son los “moonlight tests” (literalmente, tests a la luz de la luna), que permiten hacerse las pruebas de forma anónima y sin que el vecindario lo vea. Además, sensibilizan para acabar con la visión que existe sobre la enfermedad.

Hay 510 personas que contribuyen con esta red. Cada grupo de Nephas lo componen unas 25 personas, la mayoría mujeres. Estos grupos ejercen presión para disponer de más recursos y medicinas y apoyan a los proyectos que aseguran mejores condiciones de vida para la gente que vive con VIH /Sida. Una de las partes fundamentales de su trabajo consiste en animar a las personas enfermas y transmitirles que su dignidad es intocable, al igual que sus derechos humanos.

Fotos: archivo AmecoPress

---

Internacional – Salud y género – Violencia de género – Violencia sexual – pobreza y género; 01 diciembre (10), AmecoPress