Red de Género y Medio Ambiente (RGEMA)

La pobreza y falta de acceso al agua limitan el desarrollo de las mujeres

17 de mayo de 2010.

Por Anayeli García Martínez

Internacional | Género y desarrollo | Pobreza y género | Derechos humanos | México DF





México, D.F., may 17 may. 10. AmecoPress/CIMAC.- Con el objetivo de comentar y exponer sus problemáticas en torno al agua, mujeres originarias del Distrito Federal, Estado de México y Morelos, junto con organizaciones con trabajo en medio ambiente, se reunieron en la “Tribuna abierta sobre género y agua, Puentes sobre aguas turbulentas”.

En la reunión, auspiciada por la Red de Género y Medio Ambiente (RGEMA), organización que grupa a más de 30 investigadoras, consultoras y consultores independientes, organizaciones sociales, no gubernamentales y colectivos de diferentes estados, se concluyó que la actual gestión del agua no es la más correcta y por el contario afecta más a las mujeres.

Entre los principales problemas sobre género y agua se constató que la contaminación, la falta de acceso al vital líquido, y la construcción de presas, son los más agudos. Testimonios de algunas mujeres señalaron que para obtener agua “limpia” en sus casas, primero tienen que poner cerca de cinco filtros en las llaves.

De acuerdo con Brenda Rodríguez de la RGEMA, la finalidad de que organizaciones con trabajo en medio ambiente, analicen estas problemáticas desde la perspectiva de género es para observar cómo los impactos sociales, económicos y culturales son diferentes para mujeres y hombres.

Asimismo se pueden plantar estrategias y mecanismos que contrarresten estos efectos negativos, puntualizó.

Esto porque ser mujer implica distintas condiciones en el trabajo, el hogar y en las actividades productivas, sin embargo son ellas quienes responden de manera activa ante problemas de escasez de líquido, desastres naturales o efectos del cambio climático.

Género, agua y pobreza

Las mujeres a menudo se ven afectadas por las privaciones de la pobreza en mayor grado que los hombres, ya que no son tratadas de forma equitativa, además son ellas quienes se encargan de la recolección de agua, el cuidado de las y los niños, y en algunos casos de la producción agrícola.

Especialistas en el tema afirman que debido a que el agua es esencial para el ser humano y para todas las formas de vida, y que la contaminación, la falta de acceso al líquido y la pobreza limitan el desarrollo de mujeres y hombres, se debería considerar este tema como esencial para el desarrollo sostenible.

El agua es un derecho, sin embargo, actualmente existen proyectos que lo limitan. Como ejemplo está la construcción de la presa hidroeléctrica, La Parota, en Guerrero, en el Pacífico mexicano, un proyecto promovido por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La CFE entró la zona hace 7 años, sin permiso de ejidatarios y comuneros, para trabajar en el Río Papagayo. Después de la lucha y protesta de las y los campesinos, se canceló el proyecto, pero hoy nuevamente se reabrió.

En tanto, en Jalisco se encuentra pendiente la construcción de la presa El Zapotillo, promovida por el Consejo Nacional del Agua (Conagua) para abastecer de agua potable a las ciudades de León y Guadalajara. Cabe mencionar que ante estos proyectos diversas organizaciones de la sociedad se han opuesto.

A decir de Brenda Rodríguez, la construcción de presas no es la solución porque se abastece a las grandes ciudades por tiempos limitados, mientras que se corta el cause natural del agua y en consecuencia se agravan los impactos sociales, ambientales, culturales y se afecta la autonomía de las comunidades cercanas.

Foto: Archivo AmecoPress

--------------------------------

Internacional – Pobreza y género – Género y desarrollo – Derechos Humanos. 17 may. 10. AmecoPress.