AI reclama que el Observatorio europeo de Violencia de Género aborde todas las formas de violencia sobre las mujeres

26 de marzo de 2010.

Por Elena Duque

Madrid | Violencia de género | Violencia sexual | Legislación y género | Trata | Unión Europea



Violencia sexual, trata, matrimonios forzados o mutilación genital son delitos recurrentes en el territorio de la Unión Europea


Madrid, 26 mar (10). AmecoPress. Amnistía Internacional (AI) denuncia los múltiples abusos que se ejercen sobre las mujeres en el marco de la Unión Europea y reclama a la Presidencia española de la UE que abogue porque el Observatorio europeo de Violencia de Género se ocupe de todos los tipos de violencia ejercida sobre mujeres y niñas, además de la producida en manos de la pareja o ex-pareja.
 
El organismo exige que el Observatorio sea un órgano independiente, con libertad para investigar y actuar. Entre los casos que se reclaman se encuentran la violencia sexual, la mutilación genital femenina y los matrimonios forzosos.
 
Amnistia Internacional informa en un comunicado de los datos recogidos sobre las diferentes situaciones de violencia a la que se enfrentan las mujeres en los distintos Estados miembros.
 
En Lituania, a pesar de “los altos índices de violencia contra las mujeres”, la organización resalta que no existe una ley específica sobre la violencia de género, y esto produce la total desprotección de la mujer.
 
Al no contar con un marco de comprensión sobre las formas y las consecuencias de la relación entre víctima y agresor, las fuerzas de seguridad y las instituciones pueden llegar a considerar esta violencia como algo privado en lo que no tienen porqué intervenir.
 
La protección existente frente a la violencia sexual también conduce a situaciones difíciles de creer. “En Finlandia violar a una mujer que no puede defenderse, por estar dormida por ingesta voluntaria de drogas, por inconsciencia o enfermedad, conlleva menos pena y supone menos protección de la víctima”, informa.
 
Más grave es aún la legislación de Dinamarca, donde una mujer casada difícilmente puede probar una violación por parte de su esposo. En el caso de las mujeres drogadas, sólo se considera violación si el agresor es responsable de su estado. Allí, “el 60% de los casos de violación en los que la policía ha identificado a un sospechoso son archivados por la fiscalía y nunca se llevan a juicio”.
 
Situaciones similares se dan por toda la UE. En Reino Unido unas 80.000 mujeres son víctimas de violación o de intento de violación cada año. En Hungría la víctima tiene que demostrar haber opuesto resistencia física durante la agresión para ser considerado delito.
 
Además, una de cada cuatro víctimas de violaciones en Suecia era menor de edad, y una de cada dos en Dinamarca tenía menos de 20 años. El 15% de las menores en Holanda manifiesta haber sufrido algún tipo de abuso sexual por parte de familiares.
 
En cuanto a la trata, AI recoge que un informe sobre tráfico de personas publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en 2006, define Europa Occidental como destino de trata, mientras que Europa Central y Sureste es una subregión de origen y tránsito.
 
En Reino Unido se estima que en 2003 había 4000 víctimas de trata con fines de explotación sexual. República Checa, Estonia, Hungría, Polonia y Eslovaquia están entre los de más alto índice de origen de la trata. La organización también advierte sobre la ablación.
 
Un borrador de informe del Comité de los Derechos de las Mujeres y la Igualdad de Género del Parlamento Europeo de octubre 2008 afirma que unas 500.000 mujeres y niñas que viven en Europa han sido sometidas a mutilación genital femenina.
 
Finalmente, llaman la atención sobre la existencia de matrimonios forzados en países como Francia. Estos casos son especialmente sensibles por su invisibilidad y por la poca vigilancia que se realiza desde los Estados, cuando “Una adolescente obligada a contraer matrimonio no es dueña ni de su vida, ni de su cuerpo. Violencia, violación, embarazos no deseados, presión por parte de la familia política, condiciones de servidumbre y secuestro son prácticas normalmente asociadas al matrimonio forzado”, denuncia AI.
 
 
Fotos:archivo AmecoPress
---
Unión Europea - Violencia de Género - Violencia Sexual - Trata - Legislación y Género; 26 marzo (10), AmecoPress