La Red Internacional de Periodistas con Visión de Género solicita la liberación de la periodista Hengameh Shahidi

17 de marzo de 2010.

Por Redacción AmecoPress

Madrid | Internacional | Mujeres del mundo | Comunicados



Ha sido detenida en Irán por su activismo en defensa de los derechos de las mujeres


Madrid, 17 mar (10). AmecoPress. La RIPVG, en representación de periodistas de 17 países, ha enviado el escrito que se incluye a continuación al Presidente de la Magistratura provincial de Teherán, Ali Reza Avaei, para solicitar la liberación de la periodista Hengameh Shahidi, detenida el pasado febrero por su activismo político y en defensa de los derechos de las mujeres.

“Las abajo firmantes, en nombre de periodistas de 17 países de América Latina, España y África que integran la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género (RIPVG), nos dirigimos a usted para expresarle nuestra profunda preocupación por la nueva detención de la periodista Hengameh Shahidi, quien según las informaciones recibidas, fue detenida de nuevo el pasado 25 de febrero para empezar a cumplir una condena de seis años de prisión.

Le recordamos que Hengameh Shahidi -quien fuera asesora sobre asuntos de mujeres del candidato presidencial Mehdi Karroubi durante su campaña electoral y miembro del Partido de la Confianza Nacional- ya fue detenida el 30 de junio de 2009 y estuvo recluida en la prisión de Evín durante más de cuatro meses, hasta el 1 de noviembre, cuando fue puesta en libertad.

En su juicio, el 4 de noviembre pasado, Hengameh Shahidi fue acusada de participar en las manifestaciones celebradas entre el 13 y el 17 de junio contra el resultado de las elecciones presidenciales; de conceder una entrevista a los medios de comunicación; de recoger firmas para la campaña “Un Millón de Firmas” (conocida también como Campaña por la Igualdad y dirigida a poner fin a la discriminación de las mujeres), de apoyar una campaña contra las ejecuciones por lapidación en Irán y de firmar numerosas declaraciones dirigidas a organismos de derechos humanos de la ONU sobre presuntas violaciones de derechos humanos cometidas en Irán.

Sin pretender inmiscuirnos en los asuntos de política interna de su país, pensamos que las citadas acusaciones sólo ponen en evidencia la discrepancia crítica de Hengameh Shahidi con algunas de las actividades del Gobierno de Irán, discrepancia que en el caso de una mujer que ejerce la profesión de periodista, son perfectamente compatibles con su ejercicio de la libertad de expresión, sin configurar por ello delitos de sedición o conspiración contra el Estado.

Su actividad abierta, pública, la divulgación de sus ideas en su propio blog y a través de una campaña antidiscriminatoria y no violenta, creemos que se encuadran perfectamente en el Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que indica que "todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión."

Pero mucho más todavía, todo indica que la actividad tanto periodística como política de Hengameh Shahidi tiende a eliminar la discriminación y la violencia contra las mujeres, derechos consagrados por la Declaración Universal antes citada, por la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer/ONU-1979 y la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing.

Seguramente es reiterativo recordarle que Irán ha apelado en numerosas ocasiones ante la Organización de las Naciones Unidas para denunciar graves violaciones provocadas por otros países a su integridad nacional, seguridad y derecho a la autonomía. Pues bien, es en virtud de normas consagradas por ese mismo foro, que le rogamos tenga a bien revisar la dura condena a la que está sometida nuestra colega.

Hengameh Shahidi sufre una enfermedad cardiaca para la que necesita medicación periódica, y su denuncia sobre las condiciones en que estuvo en prisión durante 2009, así como el relato de torturas recibidas, nos preocupan seriamente, pues su estado podría agravarse con esta nueva condena.

Insistimos, señor Avaei, no estamos tratando de interferir en los asuntos de su Estado. Estamos pidiéndole que en una muestra de generosidad espiritual y reconocimiento a la dignidad que Shahidi merece como mujer y periodista, extreme las medidas que puedan concluir en su rápida liberación, en consonancia con la voluntad expresada por su excelencia, el presidente Mahmud Ahmadineyad, de luchar por la justicia de los sectores sociales más desprotegidos”.

El texto está firmado por Lucia Lagunes Huerta y Erika Cervantes (México), Fabiola Calvo y María Mercedes Tello (Colombia), Saida Bourdaghia, Nadia Lamhaidi, Hadda Kechon (Marruecos), Silvina Molina, Liliana Hendel y Mónica Molina (Argentina), Emma Lastenía (Nicaragua), Silvia Quevedo y Giuliana Agurto (Perú) y June Fernández (España).

Fotos: archivo AmecoPress

---

Internacional - Comunicados - Mujeres del Mundo; 17 marzo (10). AmecoPress