Varias mujeres trasladan sus inquietudes a la secretaria general de Igualdad de la Xunta

17 de marzo de 2010.

Por Redacción AmecoPress

Autonomías | Madrid | Violencia de género | Trata



Marta González insiste en los recursos de la Xunta para la protección de las víctimas de la trata


Madrid, 17 mar (10). AmecoPress. La secretaria general de Igualdad de la Xunta de Galicia, Marta González, ha participado en un encuentro con mujeres inmigrantes en el Centro El Amancer. Este evento se enmarca en la pretensión del organismo de contar con las opiniones y las propuestas de las mujeres más vulnerables en la construcción de las políticas de igualdad.

Durante la cita las mujeres de este centro han trasladado sus inquietudes a González, quien a su vez les ha informado de sus derechos y de los recursos disponibles para luchar contra la violencia ejercida sobre las mujeres.

El Centro El Amanecer trabaja en la formación, asesoramiento y empleo de mujeres en situación de vulnerabilidad.

González ha manifestado que el objetivo del organismo que representa es el término de todas las formas de violencia contra las mujeres, y muy en particular la prostitución y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

En este sentido, ha señalado las dos caras de esta lacra. Por un lado, los países sin recursos que empujan a sus mujeres a buscar nuevos destinos de trabajo. Por el otro, el país de acogida donde las mafias y la clientela son cómplices de este delito.

La secretaria general ha destacado el trabajo del gobierno gallego en la lucha contra esta situación a través de la firma con la Fiscalía Superior de Galicia del Protocolo de Actuación Institucional sobre la adopción de medidas de prevención, investigación y tratamiento a las mujeres víctimas del tráfico de personas con fines de explotación sexual.

Marta González recordó los derechos que tienen las mujeres víctimas de trata: recibir información en un idioma que comprendan, tener un alojamiento apropiado para ellas y para sus hijos e hijas menores de edad, contar con asistencia psicológica, médica y jurídica gratuita, y tener un período de reflexión mínimo de un mes para valora la posibilidad de colaborar con las autoridades en la investigación del delito.

El protocolo pretende acabar con los problemas de coordinación que hacían que la mayor parte de las causas contra redes de explotación sexual, fuesen archivadas antes de llegar a juicio o que terminasen con una sentencia absolutoria por la ausencia de testigos o porque estas cambiaban su declaración por miedo, amenazas o por su situación de desprotección y desamparo.

 

Fotos: archivo AmecoPress

---

Pie de foto: Marta González durante la visita

---

Autonomías - Violencia de Género - Trata; 17 marzo (10), AmecoPress