Las mujeres-cuota carecen del reconocimiento de su autoridad

11 de marzo de 2010.

Por Elena Duque

Madrid | Estado Español | Legislación y género | Políticas de Igualdad



Themis desarrolla un curso monográfico sobre la aplicación de la Ley de Igualdad


Madrid, 11 mar (10). AmecoPress. En las últimas elecciones, la presencia de mujeres en los órganos locales aumentó un 30%; en los autonómicos, un 18%; y entre el Congreso y el Senado, un 7,2%. Los cargos de libre designación siguen correspondiendo primordialmente a varones, al igual que las cabezas de lista de la mayoría de los partidos políticos.
 
Con estas cifras sobre la mesa, Durán i Febrer ha analizado los niveles de implicación conseguidos por las mujeres en los órganos de toma de decisiones de carácter democrático a partir de la aprobación de la Ley de Igualdad.

 
La Asociación de Mujeres Juristas Themis ha abierto este curso monográfico sobre el análisis de la aplicación de la Ley de Igualdad Efectiva entre Hombres y Mujeres con la ponencia de María Durán i Febrer, Directora General de Responsabilidad Corporativa de las Islas Baleares.
 
Representación femenina: cumpliendo la norma
 
Para Durán i Febrer, cuando la voluntad no acompaña a la norma, los objetivos no se cumplen. A pesar de la exigencia del 40/60 como equilibrio de participación entre hombres y mujeres que garantice su igual representación recogido por la Ley de Igualdad, las cifras definitivas siguen sin ser satisfactorias, aunque se ha dado un paso muy grande.
 
En el análisis de estos resultados aparecen dos causas. Por un lado, la propia forma de construir las listas. Aunque cumplan con un igual número de personas candidatas de ambos sexos, el orden en que se presentan conduce a una mayor elegibilidad de los varones en detrimento de las mujeres.
 
En otras palabras: se sigue una clara tendencia a colocar a varones a la cabeza de éstas. Cuando la expectativa de candidatos y candidatas es de un número igual o superior a 5, el sistema de paridad tiende a cumplir la norma del 40/60.
 
Pero para aquellos órganos y partidos en los que el número de candidatos o candidatas elegibles es de dos o incluso de uno o una, al seguir encabezando las listas los varones, las mujeres pierden su representabilidad.
 
Como posible corrección a este fracaso en la representatividad, Durán i Febrer propone la aplicación de las listas-cremallera, que sitúan alternativamente a hombres y mujeres en el orden de designación.
 
Mujeres-cuota
 
Por otro lado, Durán i Febrer recalca el concepto de “igualdad por concesión” o “mujeres-cuota”. Aunque logren esos puestos en la toma de decisiones gracias a la norma, de nada sirve si no va acompañado del reconocimiento de su capacidad.
 
Hay quien considera que las mujeres están ahí para cumplir la cuota, y mediante esa valoración las desautoriza. Esta abogada recuerda que los hombres también están ahí cubriendo cuotas: las familiares, las territoriales… Sin embargo, a ellos no se les cuestiona.
 
Durán i Febrer ha argumentado aquí el peso que la educación tiene en el reconocimiento de las capacidades. Para ella, las personas siguen siendo socializadas en una jerarquía en la que los hombres ostentan el poder y las mujeres son relegadas a las tareas de los cuidados. Ellas pueden acceder a la toma de decisiones, pero siempre que no desatiendan sus labores como cuidadoras.
 
Reflejo de esta mentalidad, ha afirmado, es la brecha salarial, la resistencia a reconocer la autoridad de las mujeres y las diferentes formas de la violencia de género y machista.
 
Pasos pendientes
 
Las diferentes ponencias de la jornada han ido desgranando el nivel de aplicación de la Ley de Igualdad en los distintos ámbitos. Además de los niveles de la democracia participativa, se ha profundizado en el calado de la norma en la negociación colectiva, en las decisiones de los tribunales, en las políticas públicas y en el tratamiento de la información por parte de los medios de comunicación.
 
Fotos: archivo AmecoPress
---
Pie de foto: María Durán i Febrer momentos antes de su intervención
---
Estado Español - Legislación y Género - Políticas de Igualdad; 11 marzo (10), AmecoPress