Informe “Mujer y Mercado de Trabajo 2009”

El Ministerio de Trabajo relaciona el aumento del paro femenino con el incremento de la tasa de actividad

9 de marzo de 2010.

Por Elena Duque

Madrid | Estado Español | Empleo y género



Considera que la crisis afecta menos a las mujeres, aunque reconoce la discriminación salarial


Madrid, 9 mar (10). AmecoPress. El informe “Mujer y Mercado de Trabajo 2009”, del Ministerio de Trabajo e Inmigración, concluye que las mujeres se han visto afectadas en menor medida que los hombres por la crisis.

La perspectiva de los sindicatos, sin embargo, exhorta a ser prudentes con esta valoración y a tener en cuenta las características diferenciales en torno a las mujeres tanto activas como desempleadas.
 
En el informe se señala cómo en estos dos años la tasa de paro femenino ha crecido más lentamente que la de los varones, hasta llegar a cifras similares.
 
Además destaca que, en 2009, la población activa femenina creció en 282.500 mujeres, un 2,9% en media anual, y un 6,4% sobre el año 2007. Considera que fue la combinación del aumento de la actividad y el descenso del empleo lo que dio como resultado un aumento del paro de las mujeres en 578.000 en media anual.
 
No obstante, los sindicatos advierten de las circunstancias de este aumento: en muchos hogares donde la mujer no trabajaba, ahora ha tenido que regresar al mercado laboral o entrar por primera vez al quedarse el varón en el paro, cuando antes él era la única fuente de ingresos del hogar.
 
En cuanto a la influencia en la inmigración, el Ministerio señala que la evolución del mercado de trabajo de las mujeres extranjeras es paralelo al del conjunto de la población femenina.
 
Casi 1 de cada 10 mujeres trabaja en el sector servicios
 
El 50,3% de las personas activas con educación superior son mujeres, superando el porcentaje del 49,6% registrado en el cuarto trimestre de 2008. Por sectores, la población activa femenina se concentra especialmente en el sector servicios, donde suponen el 54,1%.
 
En el resto de los sectores la presencia femenina es mucho menor. En el sector servicios trabajan 7.180.800 mujeres, más del 87% de las ocupadas. Le siguen la industria, con 675.900 mujeres, y a gran distancia la agricultura con 205.800 y la construcción con 142.800.
 
Al ser el más afectado el sector de la construcción, muy masculinizado, el aumento del paro femenino ha sido más lento durante estos meses respecto del masculino, establece el informe. Pero no por ello el desempleo entre las mujeres ha frenado su crecimiento: lo que ha ocurrido es que el masculino ha crecido de forma mucho más drástica.
 
Además, no hay que perder de vista que ya antes de la crisis las mujeres sufrían mucho más el desempleo, y que en el sector servicios la precariedad laboral es mucho más profunda. Temporalidad y parcialidad se ceban con las mujeres, con las consecuencias que esto arrastra en cuanto a desprotección social.
 
El empleo de las mujeres de más edad es el que aumenta: un 0’6% respecto a 2007 en la franja de entre 30 y 54 años, y un incremento del 12% entre las de 55 años o más. Con todo, las 8.205.300 mujeres ocupadas en el cuarto trimestre de 2009 suponen un retroceso del -3,2% en relación al mismo periodo de 2007.
 
Mujeres jóvenes, preparadas y paradas
 
La EPA del cuarto trimestre de 2009 contabilizaba 1.934.000 mujeres desempleadas, la mayor parte de ellas de edades entre 30 y 54 años.
 
Por edades, el peor dato lo dan quienes buscan su primer empleo. El informe indica que el 58,5% de las jóvenes menores de 20 años están paradas. Los grupos de edad que registran menores tasas de paro van de 50 a 64 años, con un porcentaje de un 11,6%.
 
Los mayores niveles de paro se dan en los Estudios medios. Sin embargo, solamente en los niveles educativos más elevados la proporción de mujeres en paro supera a la de los varones (son el 54,4% en los niveles superiores y el 61,5% en los de Doctorado), mientras que en los niveles de estudios más bajos la proporción de mujeres es menor.
 
Salarios más bajos
 
Las diferencias de salarios entre hombres y mujeres, según la Encuesta de Estructura Salarial publicada en 2009, se han reducido en 2007 hasta establecerse en cuantías un 25,4% menores que sus homólogos varones, frente al 27,5% calculado en 2006. Las mayores diferencias entre ambos sexos se dan en los contratos indefinidos.
 
En la formación profesional para el empleo las mujeres son el 60,51% de las personas participantes. En la formación para personas ocupadas suponen el 45,24%.
 
 
Fotos: archivo AmecoPress
---
Estado Español - Empleo y Género; 9 marzo (10), AmecoPress