Manifiesto por el Ocho de marzo

El Consejo de la Mujer de la Comunidad de Madrid pide luchar contra la discriminación laboral de las mujeres en tiempos de crisis

3 de marzo de 2010.

Por Gloria López

Autonomías | Madrid | Instituciones de igualdad | 8 Marzo



Referencias a Beijing y al centenario del acceso de las mujeres a la universidad en España


Madrid, 03 mar. 10, AmecoPress. El Consejo de la Mujer de la Comunidad de Madrid ha hecho público su manifiesto con motivo de la celebración del ocho de marzo, en el que da una especial importancia a las desigualdades que viven las mujeres en el contexto de crisis económica que atravesamos.

“Este año que nuestro país sufre una grave crisis económica, las mujeres seguimos siendo las que soportamos y sufrimos una mayor desigualdad salarial, siendo las más vulnerables ante una situación económica desesperante, donde el desempleo femenino crece sin freno y sin que se atisben medidas eficaces desde los máximos responsables de todas las administraciones públicas para revertir esta situación”.

En el manifiesto, se hace referencia a la IV Conferencia Mundial sobre la mujer que se celebró hace 15 años en Beijing y en la que participaron representantes de 184 gobiernos y mujeres de unas 2.500 organizaciones no gubernamentales. “En esta cita se llegó a un acuerdo que reconoció como punto esencial la inversión en la salud y en los derechos de las mujeres para resolver desafíos globales. En aquellas comunidades y países donde las mujeres prosperan, también lo hacen los niños y niñas, las familias y, en definitiva, la sociedad y las naciones”.

Centenario del acceso de las mujeres a la universidad española

También, este año, el Consejo de la Mujer de Madrid ha querido destacar “una efemérides especialmente simbólica en nuestro país”: el próximo 8 de marzo se cumple un siglo de la Real Orden de 1910 que autorizó el acceso de las mujeres a la universidad española, con la notable influencia de Emilia Pardo Bazán, que llevaba décadas dedicándose a la lucha por la alfabetización y la educación de las mujeres.

“Estos cien años de presencia femenina en las universidades de nuestro país ejemplifican la reivindicación, lucha y trabajo, pero también las desigualdades de género que, aún hoy en el siglo XXI, no hemos sido capaces de superar”.

Entre las peticiones está el “elevar a la agenda pública de todas y cada una de las administraciones, las bases de actuación acordadas en Beijing hace 15 años, enmarcando esos puntos como elementos esenciales en las guías programáticas de gobierno, no como mero ardid demagógico que suponen placebos a la desigualdad femenina”.

También, solicita “la adopción urgente y necesaria de medidas por parte de todas las administraciones públicas para atacar de pleno las causas y efectos de una crisis económica que incide directamente en la mujer trabajadora, más si cabe que en los hombres”.

El Consejo demanda “la elaboración de planes de actuación por los poderes públicos para implementar la igualdad real en las sociedades” y recomienda que “el nivel de excelencia que la mujer alcanza y aporta a la Universidad y a otros espacios no se vea menoscabado en su traslación al mercado laboral y al acceso a posiciones que comporten poder”.

Así mismo, anima a “la implementación de políticas públicas de gestión social del cuidado o de conciliación, de forma que no se siga derivando su gestión a las mujeres. La corresponsabilidad en la gestión del cuidado no es un asunto sólo de mujeres y hombres, sino que también es un asunto de los poderes públicos promover medidas como servicios públicos para la gestión del cuidado o la equiparación del permiso de paternidad al de maternidad, como periodo retribuido y no transferible”.

El manifiesto concluye reclamando “tolerancia cero ante la violencia de género. Ni una muerta más”.

Fotos archivo AmecoPress.

--------------------

Autonomías – Ocho de marzo – Instituciones de igualdad; 03 marzo (10); AmecoPress