Jueves, 21 de junio de 2018.

Entrevistas
Soledad Murillo, Secretaria General de Igualdad

“Las mujeres que detentan puestos de responsabilidad en política deberían ser feministas”

Política, Liderazgo, Madrid, Lunes 4 de junio de 2007, por Cristina P. Fraga


 

A primera vista se percibe que está acostumbrada a bailar todos los ritmos y a intentar ligar todas las salsas.

 

Soledad Murillo, Secretaría General de Igualdad (cargo de mas rango en el Presente Gobierno en materia de Igualdad de Género), no ha aterrizado allí por generación espontánea. Además de ser Doctora en Sociología y profesora titular de Sociología y Comunicación de la Universidad de Salamanca, militó durante varios años en un partido de izquierda extraparlamentario y colaboró estrechamente en algunos de los proyectos feministas más unitarios del feminismo, como fue la Librería de Mujeres de Madrid, que aglutinó a todo el espectro feminista desde el más radical hasta el más reformista.

 

Casada y sin descendencia. Le gusta el cine, la literatura y el teatro. Amaral es su grupo pop preferido y siente una admiración especial por Luz Casal. Desde que está en Madrid manifiesta que sus ratos libres los dedica principalmente a descansar, a no hacer nada.

 

PREGUNTA ¿Es tan agotadora la Secretaría General de Igualdad?

 

R. Sí lo es. Para poner un nuevo puesto en marcha de estas características hay que convencer a todos los elementos implicados de que esa función hace falta y después persuadirlos también de que lo que tu elaboras lo deben de ejecutar ellos y eso es agotador. Es apasionante pero hay que dedicarle muchísimo tiempo y esfuerzo.

 

PREGUNTA - Muchas mujeres que hoy detectan puestos políticos y académicos de relevancia y que  militaron en el movimiento feminista en los 70-80 borran de sus biografías semejante circunstancia y en cambio magnifican otros datos biográficos que son comunes a todas ellas. ¿Por qué cree que se obvian esos datos en las reseñas biográficas de las mujeres que llegan a puestos de responsabilidad? ¿Cree que no fueron trascendentes en su trayectoria vital o que no son pertinentes o convenientes para asumir un cargo institucional?

 

R. Es verdad. Creo que los currículums adolecen de esa parte de conocimiento experto que no se adquiere en la Universidad ni en los partidos políticos. Considero que esas experiencias son las que dan sentido a todo lo que se ha hecho posteriormente y en lo que se asienta todo el trabajo sucesivo. Yo nunca he ocultado mi origen feminista. En estos momentos y gracias a la Vicepresidenta de Gobierno que tenemos esta palabra ha vuelto a entrar en la esfera pública, porque anteriormente era un a definición que te colocaba en el lado radical y estereotipado y ahora es todo lo contrario.

 

El feminismo es lo que me permite marcar las líneas básicas de mi actuación

 

PREGUNTA – ¿Deduzco por tanto que se considera feminista?

 

R. Me declaro feminista convencida y lo llevo a gala. Este término es lo que me permite entender todo lo que pasa y me lleva a planear todo lo que propongo en mi puesto de responsabilidad; marca las líneas básicas de mi actuación. Estoy muy orgullosa de mi pasado feminista e incluso pienso que las mujeres que detentan puestos de responsabilidad en política deberían de ser feministas.

 

PREGUNTA – ¿Que opina del movimiento feminista y cual cree que debe ser su papel en este momento?

 

R - El movimiento feminista tiene una enorme riqueza y consiste principalmente en servir de referencia al feminismo Institucional, que son las mujeres que están en puestos de responsabilidad en las distintas administraciones (central, autonómica y local). Pero para ello es necesario establecer puentes entre el feminismo de la igualdad y el de la diferencia. Desde mi punto de vista se deberían acordar entre las Instituciones y el movimiento feminista, agendas pactadas, desde el tú a tú. Entre los distintos feminismos hay poca práctica de pacto, que todo sea explícito, poco trasvase de información entre unas y otras. Otro tema clave es el sentido de la oportunidad política. Las mujeres tenemos poco adiestramiento en el campo de lo público y debemos de perder el miedo a exigir el poder, coger el poder, pactar las mujeres más idóneas para estar en cada sitio, valorando la pluralidad, sin concesiones. El movimiento feminista no se debe dejar arrinconar.

 

Hay una enorme desproporción en el tiempo disponible entre hombres y mujeres

 

PREGUNTA - Con los sindicatos se negocian las leyes y con las asociaciones de mujeres sólo se sondea su opinión ¿Cuál es la causa de que esto ocurra?

 

R - Los sindicatos tienen una estructura de negociación ya fijada que es el dialogo social y luego tienen el consejo económico y social, en donde participan como miembros de pleno derecho. El movimiento feminista no tiene ninguna estructura y sin ella no se consigue nada. Por eso yo he insistido tanto en la creación por Ley del Consejo Estatal de la Mujer. Esa es la estructura de la que se tiene que dotar el amplio y plural movimiento de mujeres. Hay que consensuar el Consejo de Participación con las Comunidades Autónomas, habrá que pactar con los sindicatos. Es el momento idóneo para crear una estructura y que además puedan posibilitarse una red de pactos importante entre los diferentes agentes sociales. Con un gobierno paritario y muy permeable a estos temas, esta es una oportunidad de oro.

 

PREGUNTA -Tenemos el primer gobierno paritario no sólo de nuestro país sino también de los demás países comunitarios. Pero ¿que le sugiere que entre los 8 ministros en su conjunto tengan 23 hijos y las 8 ministras solamente 5?

 

R – Me sugiere que hay una enorme desproporción en el tiempo disponible entre hombres y mujeres. Si quieres estar en política hay que dedicarle un tiempo infinito. La participación política no se mide por eficacia sino por resistencia. El tiempo político está pensado para varones que tienen resuelto el tiempo gracias a que están casados o que conviven con mujeres que tienen la responsabilidad de organizarles su tiempo. Por el contrario las mujeres que se dedican a la política o no tienen hijos o los tienen en una proporción prácticamente simbólica. A los hombres les interesa la convivencia porque les sale gratis; a las mujeres nos sale mucho más cara.

 

PREGUNTA – En las leyes que ha ido presentando el gobierno su departamento ha sido clave. Repasemos las leyes por separado.

 

La primera se aprobó con el anterior gobierno el 5 de noviembre de 1999. Ley para promover la Conciliación de la vida laboral y familiar de las personas trabajadoras. Esta Ley ha dado como resultado que las mujeres dediquen más tiempo a las tareas domésticas y que los hombres se puedan apuntar al gimnasio o a tomar la cerveza con los amigos ¿Hay conciliación o no? ¿Cree que los trabajadores de las nuevas generaciones han interiorizado que deben arrimar el hombro?

 

R – Por lo que dicen las encuestas no arriman el hombro para nada. Todavía se tiene interiorizado que las mujeres deben de hacer casi en exclusiva las tareas familiares; eso dicen las encuestas. Esta ley ha tenido un efecto bastante perverso. Solo ha servido para que las trabajadoras puedan pedir excedencias negociadas o que consigan trabajos a tiempo parcial. Las mujeres por otra parte no hacen un pacto intradoméstico antes de convivir con un hombre, para que las tareas de intendencia dentro del núcleo familiar sean responsabilidad mutua.

 

PREGUNTA – Además, solo un 17% de los convenios laborales firmados por los grandes sindicatos incluyen cláusulas de conciliación e igualdad.

 

R – Hay un libro de Clara Bonino sobre negociación colectiva, editado por el Ministerio de Trabajo, en el que se demuestra que las cláusulas de igualdad de los convenios son meramente declarativas y no resolutivas o de obligado cumplimiento; no están dentro de los puntos de la negociación colectiva. En realidad son recomendaciones de buena voluntad pero casi nunca se cumplen. Yo insistí mucho en la negociación de la Ley de Igualdad con los sindicatos en que se negociaran planes de igualdad en las empresas que fueran de obligado cumplimiento, pero no se consiguió.

 

PREGUNTA - En diciembre hará 3 años de la aprobación de la Ley Integral contra la violencia de género. Se supone que la Ley debería rebajar el número de victimas mortales y aumentar la protección de las mujeres que sufren maltrato. Pero las muertes de mujeres no decrecen y las denuncias por malos tratos aumentan. La ciudadanía tiene la impresión de que algo no funciona. Por otra parte las asociaciones feministas denuncian la escasez de medios para aplicar esta Ley.¿No se han planteado que algo debe fallar en la aplicación de la Ley?

 

R – Yo creo que falla principalmente el que hallamos colocado esta Ley como la gran solución al problema del maltrato y lo que ha venido a solucionar principalmente es la gran dispersión de normas y medidas y la falta de apoyo integral a las víctimas. La Ley creo unas enormes expectativas y esta es la causa de que se perciba como inoperante. Hay otro aspecto que no resuelve y es el de que las mujeres denuncien. Sólo denuncian un 20% y el resto mueren en el silencio y no se ponen a salvo. Renuncian a la orden de alejamiento, vuelven a vivir con el maltratador voluntariamente.

 

PREGUNTA - Por tanto, la prevención es fundamental ¿cuáles son los ejes fundamentales sobre los que hay que basar una política de prevención?

 

R - Hay que trabajar más en la dirección de que las relaciones afectivas deben de establecerse como igualitarias. Nadie que abusa de tu tiempo, que intenta controlar tu vida y que en muchos casos la pone en peligro debe de ser un compañero. Esta sería la mejor política de prevención. A esta Ley le queda todavía un largo recorrido.

 

Los planes de igualdad deben de ser obligatorios para los empresarios y también para los sindicatos

 

PREGUNTA – La Ley de Igualdad efectiva para mujeres y hombres se ha aprobado el 15 de marzo de este año. Es sin duda la más transversal hasta la fecha, la Ley estrella. Se han destacado los aspectos más llamativos y polémicos: el sistema de cuotas en las listas electorales, en los consejos de administración de las empresas, el permiso de paternidad de 15 días, la obligatoriedad de que los sindicatos mayoritarios no firmen convenios con diferencias salariales por razón del sexo por los mismos trabajos, etc.

 

R – La ley de igualdad es ambiciosa y es valiente. En ella no se habla de cuotas, solamente se habla de acciones positivas en las empresas. Aunque las pruebas de selección en las empresas dicen que son neutrales, la realidad nos demuestra que son seleccionados para puestos de responsabilidad muchos mas hombres que mujeres. Esto no tiene argumento racional que lo demuestre. Nos tienen que explicar los agentes sociales porque a las mujeres siempre se nos ha considerado una minoría cuando somos mayoría. Nos quieren declarar inconstitucional una Ley en la que se pide que haya una representación equilibrada (40-60) y en cambio no les parece inconstitucional que las mujeres que somos mayoría en la sociedad, en las universidades, estemos representadas por debajo del 20%. Los hombres nos tendrán que explicar porque ellos se han constituido, durante siglos, siendo minoría, en los representantes absolutos de toda la humanidad. Eso no solo es prejuicioso. Además es inconstitucional y también antidemócrata. Los derechos de las mujeres no son derechos humanos, son derechos constitucionales.

 

PREGUNTA - Y los sindicatos, ¿que pasa con ellos?

 

R – Yo creo que los planes de igualdad deben de ser obligatorios para los empresarios y también para los sindicatos, que aunque apoyan los planes de igualdad no los plasman a la hora de negociar.

 

PREGUNTA – Pero los sindicatos tendrán que obtener algunas contrapartidas. Se entiende que la patronal firme, pero lo de los sindicatos no es de recibo.

 

R – Yo sinceramente creo que no lo ven. Tienen que formar a sus negociadores para que perciban la discriminación salarial por razón de sexo. Están inmersos en temas de subidas salariales, de fijeza en el empleo, de creación de empleo y estos temas no los ven o no los consideran importantes.

 

PREGUNTA - Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia y a las familias (30 noviembre de 2006) Ley de Dependencia. Esta es una ley de la que se podrán beneficiar un gran número de mujeres que son las que de forma silenciosa y casi en exclusiva se hacen cargo de las personas dependientes dentro del núcleo familiar (hijos minusválidos, ancianos, etc. ¿Cree que está Ley debería servir para liberar a las mujeres de estas responsabilidades y crear servicios sociales que asuman estas dependencias? ¿En que línea debería ir la aplicación de esta Ley para apoyar la Ley de Igualdad?

 

R – Esta ley lo primero que ha hecho es visibilizar los cuidados y después reconocerlos dotándolos de un salario. No resuelve la corresponsabilidad familiar en el cuidado de los dependientes pero al menos las mujeres, que son la mayoría de las que asumen estos trabajos, serán dadas de alta en la seguridad social y retribuidas.

 

PREGUNTA – En el código civil y penal ya existe algún artículo al respecto. Pero ¿para cuando una Ley que penalice y prohíba el tráfico de seres humanos, uno de los mayores negocios sumergidos de nuestro país y que afecta principalmente a las mujeres obligadas a prostituirse?

 

R – Tenemos un plan de tráfico y trata que vamos a impulsar en los próximos meses, antes del verano creo que ya estará. En el se pondrán en marcha nuevas medidas policiales, de seguridad y también medidas sociales. Y además la Comisión Parlamentaria está elaborando un informe sobre la prostitución en el que está previsto habilitar medidas legales sobre todo para las mujeres inmigrantes ilegales que son obligadas a prostituirse, para que puedan denunciarlo. Esto también obliga a trabajar con los gobiernos de los países de origen, en donde tienen a sus familias cautivas y las mujeres se ven obligadas para protegerlas a satisfacer todos los requerimientos de las mafias. La prostitución no es un tema de preferencia, de consumo o de la industria del ocio. Los varones unidos aducen que hay libertad de compra y en eso si que hay un pacto de género. Los clientes tienen derechos y la mercancía tiene que demostrar que está sana. Cuando las mujeres planteamos un pacto de este tipo se nos acusa de paternalistas y moralistas.

 

Además, los gobiernos no deben de trabajar para satisfacer preferencias individuales y para permitir que las mujeres sean consideradas objeto de consumo. Los gobiernos deben de trabajar para proteger derechos. Las mujeres que quieran prostituirse lo pueden hacer por que no está penalizado.

 

PREGUNTA - Y los medios de comunicación ¿Qué papel deben de cumplir? Todas las leyes aprobadas prácticamente pasan de largo. Recomiendan que se porten bien, que no utilicen lenguaje sexista, que promueva la incorporación de mujeres a puestos de responsabilidad, que adecue sus contenidos, pero siempre respetando la tan traída y llevada “libertad de expresión”.

 

R – En la Ley de Igualdad planteamos unas normas que obligan a los medios públicos, TVE y Agencia EFE. Con el resto de los medios privados se va a crear una Comisión de control en la que se vayan convalidando compromisos paulatinamente. Eso es lo que mas me interesa. Hay que ir trabajando en acuerdos de cómo se diseñan los mensajes, no sólo en la publicidad, sino sobre todo en la programación.

 

PREGUNTA - ¿El ranking de audiencias es la madre del cordero?

 

R – Hay una nueva modalidad que están explotando los medios que es la de enfrentar a dos mujeres, como si fuera un ring, en donde lo principal es insultarse de la forma mas sexista posible, traspasar los limites de la intimidad y de lo personal es lo que vale. Lo indecente y lo decente son solo parámetros que se aplican al comportamiento de las mujeres. Y todo esto en aras del entretenimiento, el espectáculo y la diversión. Esto es muy preocupante y creo que desde las instituciones lo debemos, cuando menos, de denunciar.

Hemos redactado un catálogo de buenas prácticas para TVE, que se ha negociado montones de veces y que nunca se ha cumplido.

 

PREGUNTA - Y por último, hagamos un futurible ¿Vivirán las personas que nos precedan en un mundo mejor, es decir, mas igualitario en cuanto a las diferencias sociales, el respeto a los derechos humanos, la igualdad entre hombres y mujeres, la erradicación del hambre y la pobreza…?

 

R - Es verdad que cada vez existe un mayor abismo entre el llamado primer mundo y el resto de los mundos. Los sistemas democráticos son esenciales en la consecución de los derechos. En los países del tercer mundo es necesario que haya una separación clara entre religión y mundo público. Si los valores esenciales, los rasgos y signos de identidad cultural los deben de portar las mujeres y estos son los pilares de la sociedad, también deben de ser ellas las que detecten el poder político y negocien directamente las condiciones políticas, sociales y culturales del grupo. No podemos consentir que negocien los imanes y que ellas solamente sean las portadoras de los símbolos religiosos y culturales.

---------------------------------------------------------

Política – Liderazgo – 4 junio, 07 (AMECOPRESS)




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP | POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: