Programa Fortaleza, para le erradicación de la Violencia de Género

28 de mayo: La salud de la mujer como centro de debate

28 de mayo de 2019.

Por Esther Gómez-Portillo

Madrid | Estado Español | Voces de mujeres | Salud y género | Salud reproductiva | Violencia de género | Encuentros y Jornadas | Legislación y género



"El 50% de las muertes violentas en el mundo son por violencia de género. Las personas que componen la cadena de asistencia a mujeres deben prestar especial atención a estos datos"


Madrid, 28 mayo. 19. AmecoPress.-El día 28 de mayo se celebra el Día Internacional de la Salud de las Mujeres. Aprovechando esta fecha, se ha celebrado una jornada sobre los efectos que tiene la violencia machista en la salud de las mujeres, centrando la atención en el embarazo. El congreso, que ha tenido lugar en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, lo ha promovido la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres.

El encuentro ha querido seguir como hilo conductor, las fases de actuación por la que pasan las mujeres que sufren este tipo de violencia. Contando en primer lugar, con la experiencia de Marisa Pires Alcaide, personal sanitario y experta en técnicas de acción en el ámbito de la salud en casos de violencia de género. Marisa Pires, pone sobre la mesa la primera dificultad con la que se encuentran las mujeres embarazadas: “El lazo de unión de violencia y maternidad no está muy presente en nuestro imaginario, aunque en la realidad es algo mucho más frecuente” afirma. Esta poca presencia dificulta mucho la alerta y la atención de los y las profesionales de la salud.

Es frecuente que las mujeres que sufren violencia de género durante el embarazo, no sean responsables de su propia fertilidad y sean coaccionadas por sus parejas a no tomar anticonceptivos, lo que provoca que se sufra entre 2,5 y 4 veces más de embarazos indeseados, con los problemas psicológicos que lleva consigo tanto antes como después del embarazo.

Signos de alarma

El personal sanitario son las primeras personas con la que se encuentra la víctima y por tanto, quienes hacen una primera valoración y atención del caso. Algo en lo que se debe prestar especial atención en consulta es en los signos de alarma que se pueden presentar en forma de narración incoherente y de fragmentación en los hechos que cuentan. Muchas mujeres comparten un pasado de malos tratos en su círculo familiar. A nivel físico, las pacientes suelen presentar señales poco específicas como mareos, insomnio o depresión y como síntomas en la gestante, se suelen encontrar peso insuficiente, sangrados y desprendimiento de la placenta.

Estas consecuencias no solo se sufren durante el embarazo. Los niños y las niñas que han vivido maltrato gestante, son más propensos a padecer diabetes o sobrepeso durante su infancia, así como un mayor riesgo de sufrir violencia de género en el caso de las mujeres y de ejercerla en el caso de los hombres.

Tras una primera alarma y denuncia por parte del personal del hospital al que acude la víctima, se pone en marcha los recursos de atención. Este es el campo del que forma parte Mónica López, Trabajadora social y Coordinadora del Programa Fortaleza. Ella se encarga de prestar los recursos en la acogida para mujeres embarazadas. Algo que Mónica denuncia es que no existan recursos de acogida propios para mujeres embarazadas, pero su reclamo tiene que ver con la escasez de en general: “existen pocos recursos sociales en general, un ejemplo de ello es que en Madrid no existe un servicio de guardería en los hospitales. Esto imposibilita que las mujeres den el paso de acudir porque no saben dónde dejarlos” concluye Mónica.

La psicología es el tercer eslabón por el que pasan las mujeres que sufren violencia machista. En el caso de las mujeres gestantes, esta situación supone un doble proceso de fuerza y resistencia, según comenta Trinidad Soria López, Psicóloga y Coordinadora Técnica en el Punto Municipal de violencia de género. La evolución de las mujeres cuando verbalizan y se escuchan a sí mismas pasa por tres fases. La primera es de especial importancia porque se trabaja con la intervención directa en el presente, haciendo un trabajo muy importante en la superación de esa situación. Por desgracia, la mayoría de mujeres no llegan a las sesiones en esta etapa y pasan directamente a hacer una mirada del pasado. Recuperando y abordando el trauma ya vivido. La tercera etapa, consiste en generar un futuro a largo plazo, para la victima un proceso que, según comenta Trinidad Soria, no se suele trabajar y es la que les aporta las herramientas necesarias para afrontar su nueva vida.

Algo que tienen en común todas las embarazadas que han acudido a su consulta es la de encontrarse inmensamente solas durante el embarazo pero sobre todo después. Haber vivido en tensión y alerta durante todo el proceso y tener la sensación de no haber podido vivir el embarazo y prestar atención al futuro bebé.

La experiencia de estas tres expertas en su ámbito laboral, su lucha diaria por la prevención, asistencia y protección de las mujeres que llegan a ellas, pone de manifiesto la necesaria transversalidad de las medidas que se llevan a cabo, la urgente coordinación de los distintos servicios para la valoración del caso y una coordinación de asistencia y protección. Es necesario que se cree desde la legislación, una perspectiva centrada en la victima y que permita una intervención acorde con las necesidades que demandan las mujeres.

Violencia transfronteriza

Hablamos de los efectos de la violencia en mujeres embarazadas en un campo de actuación europeo y con ayudas que, aunque son visibles sus carencias, cuentan con un marco legal y un protocolo que poder llevar a cabo. Pero no se nos puede olvidar otras violencias que se ejercen hacía las mujeres en distintas partes del mundo y que dentro de la Comisión se encargan de tratar, como son los vientres de alquiler, la mutilación genital femenina (que tiene numerosos efectos en el parto como son las hemorragias o un elevado número de muertes maternas) y los casos de mujeres gestantes en tránsito migratorio. Todos estos casos, suponen un tipo una violencia de género transfronteriza que hay que denunciar y exigir medidas internacionales.

Foto: Archivo AmecoPress.

— 
Pie de foto: 1) Congreso violencia en la salud de las mujeres embarazadas

— -

Estado Español - Voces de mujeres - Salud y género - Salud reproductiva - Violencia de género - Encuentros y jornadas - Legislación y género. 28 mayo. 19. AmecoPress.