Viernes, 14 de diciembre de 2018.

Noticias

Las personas divorciadas perderán el derecho a la vivienda familiar si conviven con una nueva pareja

"La introducción de una tercera persona hace perder a la vivienda su antigua naturaleza por servir en su uso a una familia distinta y diferente", afirma la sentencia del Tribunal Supremo

Estado Español, Legislación y género, Situación social de las mujeres, Infancia, Derechos humanos, Madrid, Viernes 7 de diciembre de 2018, por Lidia López González


Madrid, 4 dic. 18. AmecoPress.- El Tribunal Supremo ha establecido que si un padre o una madre que vive con sus hijos e hijas en una vivienda familiar en régimen de gananciales y que lleva su nueva pareja a convivir con ellos de manera estable, perderá el derecho a disfrutar del uso de esa casa. Es decir, si la persona que tenga la custodia decide rehacer su vida e incorporar a su pareja a la vivienda familiar, perderá el derecho a vivir en ella.

En la sentencia, el Pleno de la Sala Primera del Supremo explica que la persona que tenga la custodia, una vez que se liquide la sociedad de gananciales, deberá abandonar la vivienda.

Esta resolución comenzó cuando una pareja de Valladolid se divorció y la mujer se quedó con sus hijos e hijas en la vivienda familiar. Pasado un tiempo, entró a vivir su nueva pareja, por lo que su exmarido la demandó.

Finalmente, la Audiencia Provincial de Valladolid acordó la extinción del derecho de uso de la vivienda por considerar que la entrada de una tercera persona en el inmueble hacía perder a este su antigua naturaleza de vivienda familiar, ya que en ese caso pasa a albergar a una familia distinta.

El Supremo afirma que el derecho a residir en la vivienda familiar se mantiene "en tanto que se conserve este carácter familiar". Sin embargo, en el caso que ha estudiado la Sala, dicho carácter "ha desaparecido, no porque la madre y los niños hayan dejado de vivir en ella, sino por la entrada de un tercero, dejando de servir a los fines del matrimonio". Y explica: "La introducción de una tercera persona hace perder a la vivienda su antigua naturaleza por servir en su uso a una familia distinta y diferente".

Altamira Gonzalo Valgañón, abogada de familia y Vicepresidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, nos cuenta que desde la Asociación se oponen a esta sentencia porque "rompe la trayectoria de toda la jurisprudencia del Tribunal Supremo hasta ahora al respecto y además modifica el artículo 96 del Código Civil, el cual establece que el derecho de uso de la vivienda se atribuirá a los hijos y al progenitor que quede a su cuidado".

Felipe Mateo, abogado de familia y ganador de la sentencia del Tribunal Supremo, afirma en su cuenta de Twitter, ante las criticas recibidas, que "las feministas en España son muy machistas porque a lo que aspiran es a que sus ex maridos las mantengan indefinidamente y de rebote a sus nuevas parejas".

Sin embargo, Altamira afirma que la sentencia está basada en la idea machista de que en el momento en el que se incorpora una nueva pareja, ésta "viene obligada a satisfacer el derecho de habitación de los menores y a sustituir al progenitor biológico". La abogada critica que siga existiendo el pensamiento machista de que "un hombre tiene que mantener a una mujer y a la descendencia de esa mujer liberando al padre biológico". Y considera esta medida "un castigo a la mujer por rehacer su vida afectiva".

Además, señala el oportunismo del Tribunal Supremo, al que acusa de estar "esperando un caso similar para, por vía de jurisprudencia, modificar el artículo 96 del Código Civil".

La sentencia del TS recuerda que "el interés de los hijos no puede desvincularse absolutamente del de sus padres, cuando es posible conciliarlos", por lo que "el interés en abstracto o simplemente especulativo no es suficiente". Por tanto, "la misma decisión adoptada en su día por los progenitores de poner fin al matrimonio, la deben tener ahora para actuar en beneficio e interés de sus hijos respecto de la vivienda."

Consuelo Abril, abogada de familia especialista en Violencia de Género, afirma que si consideramos la sentencia como norma o doctrina es "drástica y exagerada", pero "habría que valorar caso por caso para evitar que se produjera un abuso de derechos y determinar qué sería lo justo. Pero lo más importante es proteger a los menores, ya que porque la madre viva con otra persona los hijos no tienen por que perder su casa, algo que revolucionaría su estabilidad".

La sentencia recuerda que el carácter ganancial del inmueble facilita otras soluciones económicas que permiten precisamente esa conciliación de intereses como, por ejemplo, que el tercero compre la parte de la casa que le corresponde a la persona que no reside en ella.

Foto: Archivo AmecoPress.

Estado Español - Legislación y género - Situación social de las mujeres - Infancia - Derechos humanos. 4 dic. 18. AmecoPress.




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP | POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: