Jueves, 22 de junio de 2017.

Entrevistas

El informe sobre el Estado de la Población 2008 incorpora una nueva mirada: "El lente cultural"

Marcela Suanzo, del Fondo de Población de las Naciones Unidas, resalta la necesidad de diseñar medidas teniendo en cuenta el contexto cultural de cada comunidad

Internacional, Derechos humanos, Madrid, Miércoles 12 de noviembre de 2008, por Teresa G. Espejo


Marcela Suazo cuenta con una amplia trayectoria en la defensa de los derechos de las mujeres que le ha llevado a ocupar la Secretaría de Estado del Instituto Nacional de la Mujer (INAM) de Honduras, además de otros cargos, como el de presidenta de la Secretaría Pro Tempore del Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamérica (COMMCA) y el de vicepresidenta de la Red Mundial de Ministras de la Mujer.

En la actualidad, dirige la Oficina Regional para América Latina y el Caribe (LACRO) del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y ha hablado con AmecoPress para ofrecer su visión del último informe sobre el Estado de la Población 2008 elaborado por este organismo, y que hoy se ha presentado en Madrid.

El informe sobre el Estado de la Población coincide con el 60 aniversario de la declaración de Derechos Humanos (DDHH) ¿Qué ha pasado durante este tiempo?

Hemos logrado avanzar en países del mundo con compromisos importantes en materia de Derechos Humanos. El valor del informe 2008 es que incorpora una nueva mirada, el lente de la cultura, y cómo desde aquí podemos aprovechar sus oportunidades para ampliar la plataforma de DDHH.

CULTURA Y DDHH

Además analiza la situación de mujeres y hombres, mostrando que la población femenina sigue siendo discriminada por razón de género.

Hay una identificación y una valoración de los derechos que competen a cada persona, cada individuo y a grupos de seres humanos. Si las culturas no son monolíticas y han tenido transformaciones, debemos comprender el contexto cultural en el que se desarrollan esas creencias y esas prácticas que, por un lado presentan una oportunidad para avanzar en el respeto a los derechos humanos pero también presenta desafíos.

Entonces, ¿la cultura ayuda o entorpece el avance en el reconocimiento y respeto de los DDHH?

Todas las culturas tienen valores positivos que nos permiten avanzar en la plataforma de Derechos Humanos pero también tienen algunos desafíos que presentan limitaciones al cumplimiento de los derechos individuales o colectivos. El valor del informe es que hace un llamamiento a ese lente cultural en el que tenemos que entender los medios específicos, qué prácticas les hace pertenecer a estos grupos sociales.

No podemos hacer valoraciones basadas en los parámetros de otras culturas; creo que cada cultura tiene su propia identificación y lo importante es poder trabajar en el interior de estos contextos con las comunidades, los líderes de las comunidades, haciendo una interrelación de reflexión en la plataforma de derechos humanos.

¿Puede poner un ejemplo?

Si hablamos del contexto mundial podemos encontrar prácticas como el matrimonio temprano o la mutilación genital femenina, o en el contexto de Latinoamérica podemos hablar de patrones socioculturales que van reafirmando algunas prácticas discriminatorias hacia ciertos grupos y podemos hablar claramente de la violencia hacia las mujeres, y la forma desigual en la que impacta la violencia en hombres y mujeres.

VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

¿Cómo ha evolucionado la violencia hacia las mujeres respecto a informes anteriores?

Se han hecho avances significativos en materia de legislación y política pública, sin embargo, la violencia es todavía un tema pendiente en la agenda. Hay enraizados patrones culturales que identifican roles socialmente aceptados para el comportamiento de los hombres que tienden a la agresividad, y roles d de mujeres que tienden más a la pasividad. Esta plataforma en la que se desarrollan este tipo de relaciones, en muchos casos tiene consecuencias de violencia hacia la mujer, que va desde la psicológica, física, la violencia sexual y el feminicidio.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas ¿aporta alguna sugerencia para acabar con la violencia de género?

Hay que continuar con las reflexiones que se han iniciado ya. Hay países con legislaciones, políticas, es decir, con una respuesta institucional a las diferentes formas de violencia pero tenemos claro que debemos tener un lente cultural para afinar esta programación, porque vemos que aunque se hayan aprobado leyes, sigue siendo un tema pendiente. La reflexión a veces empieza en ámbitos imperceptibles para nosotros, como los hogares y el contexto social que está influenciando en el desarrollo y el respeto de los derechos humanos.

¿Cuál es su análisis de los datos relativos a los derechos sexuales y reproductivos?

El Fondo de Población trabaja en lo que tiene que ver con los derechos reproductivos en lo marcado en el plan de Acción de El Cairo de 1994, sin embargo, tiene un mandato que ha venido de la Asamblea General porque los Objetivos de Desarrollo del Milenio, concretamente el quinto, incorpora una meta universal que es la salud reproductiva. Encontramos diversas formas de comprender los aspectos de derecho en salud reproductiva que se diferencia en sectores amplios.

PASADO, PRESENTE, FUTURO

¿Cómo afecta la cultura al ejercicio de estos derechos?

En las poblaciones indígenas de América Latina –por ejemplo- es muy importante trabajar en salud intercultural. Podemos verlo en cómo conciben todo el proceso de dar a luz, el sentido que tiene el color blanco, que ellos con la muerte. Si pretendemos que las indígenas entren en los centros de salud, donde se utiliza el color blanco por otros motivos, es preciso comprender el concepto indígena respecto a este color, y así realizar las modificaciones que hagan falta y que permitan la utilización del servicio público respetando la identidad cultural.

Otro ejemplo es el tratamiento que las poblaciones indígenas dan a la placenta. Consideran muy importante enterrarla cerca para enraizar árboles con raíces sólidas. Esta costumbre tiene una relación muy fuerte de consolidación con la vida y es preciso entenderlo para diseñar una práctica que permita ejercer el derecho a la salud reproductiva desde un ambiente que comprenda los diversos contextos culturales. Este es el aporte que el Fondo de Naciones Unidas está aportando a los Gobiernos, a la ciudadanía y al mundo con este informe.

¿Cuál ha sido la evolución de la situación de la población respecto a informes de otros años?

Los países han avanzado muchísimo en materia de políticas públicas pero tenemos que comprender que, aunque la legislación contemple ciertos aspectos, no son cambios impositivos, sino que tienen que venir y tener un sentido de pertenencia a las comunidades y contextos de esos cambios legislativos, para que de ahí puedan surgir las transformaciones.

Para América Latina, una circunstancia importante es que la mayor parte de la población se encuentra en zonas urbanas y esos contextos culturales que reafirman roles y patrones sociales se dan en todos los ámbitos pero hay una concentración en el aspecto urbano, y hay que aprovechar la oportunidad que su brinda bono demográfico a muchos países de América Latina, es decir, mayor cantidad de población joven.

¿Han establecido objetivos prioritarios a alcanzar en materia de DDHH?

Es sumamente importante que nos acerquemos a la presentación de los Objetivos del Milenio, porque podremos ver cómo han avanzado los países, con índices concretos con los que hacer estudios poblacionales específicos, también por diferencias regionales y supranacionales. Por ejemplo, hay países con altos índices de mortalidad materna que andan alrededor del 70 a 100 por cada cien mil niños nacidos vivos, y hay zonas dentro de esos mismos países, como en África subsahariana, donde aumenta de 400 a 480 muertes maternas por cada cien mil niños nacidos vivos. Hay que comprender estos espacios y hacer una programación que nos permita ver cuáles son los aspectos limitantes, en este caso, para el ejercicio de los derechos reproductivos e impulsar políticas focalizadas que mejoren su situación.

La infancia es el futuro de la población y las niñas también conviven con la desigualdad ¿Cómo corregirlo?

Tenemos que poder aprovechar las oportunidades en los procesos de cambio. Las niñas de hoy no crecen en los mismos contextos sociales que nosotras o que nuestras abuelas, pero vemos que se repite el patrón discriminatorio, de ahí que este informe haga un llamamiento a la reflexión desde el interior de las comunidades, con los líderes, los grupos y todas las personas que lo forman.


Entrevista-Internacional-Derechos Humanos; 12 noviembre (08) AmecoPress

Documentos adjuntos




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: