Jueves, 18 de octubre de 2018.

Entrevistas
Entrevista con la escritora y socióloga argentina Eleonor Faur

La igualdad ya no es utópica

La brecha es grande, pero hay avances en la situación de la mujer

Internacional, Economía, Opinión, Feminismo, Teoría feminista, Buenos Aires, Jueves 21 de diciembre de 2017, por Alejandra Varela


Buenos Aires, 21 dic. 17. AmecoPress/Agencias.- Cuando a Adam Smith le preguntaron quien le preparaba la comida, el economista escocés no pensó nunca que esa tarea que recaía sobre su madre tuviera alguna relevancia en la cadena productiva.

En ese dato que el padre de la economía moderna no podía ver habitaba una forma de entender la política desligada de un pensamiento de género que hoy obliga a nombrar y construir los vínculos y las relaciones sociales desde un lenguaje y una práctica en permanente estado de discusión.

Algo cambió para que el feminismo como una forma de la política que destituye las costumbres se convierta en una revolución inédita que se activa con el desplazamiento de ese lugar histórico asignado a las mujeres. Allí está entonces, el libro que compila la socióloga Eleonor Faur, “Mujeres y varones en la Argentina de hoy. Géneros en movimiento” (Siglo XXI Editores) para establecer una estructura permeable a una realidad que se construye desde los espacios y disciplinas en los que la irradiación del feminismo desata conflictos y voces inesperadas que lo cuentan.

El formato académico que se ampara en la estadística para brindar un diagnóstico sobre mujeres migrantes en el capítulo de Marcela Cerrutti o de las mutantes configuraciones familiares de las que se ocupa Elizabeth Jelín, puede convivir y encontrar tal vez alguna respuesta imprevista, en un cuento de Selva Almada que hace del espectro de una chica asesinada, una divinidad de devoción esquiva capaz de cambiar el desenlace de tantas escenas de violencia que se amontonan en un pueblo.

Faur es la encargada de lograr que cada tonalidad del libro, creado por iniciativa de la Fundación Osde, opere como una suma de recursos para describir una impronta feminista que interviene y se expresa como una potencia cultural y política que lo abarca todo.

El libro muestra, desde distintos registros, el momento actual del feminismo que podría entenderse como una transformación de la vida cotidiana donde todo se desnaturaliza

Este es un libro que empezamos a hacer en el 2016, cuando ya había pasado el primer Ni Una menos y estábamos en otro piso de sensibilidad social colectiva . Puede ser arriesgado pero creo que estamos en una nueva ola del feminismo, no necesariamente porque las demandas sean diferentes pero sí por la expansión, por las nuevas autorías sociales .

Todos los días en los diarios una encuentra una noticia que menciona el concepto de género, inclusive se instaló el término femicidio. Salimos a las plazas y a las calles con cientos de miles de personas. Los jóvenes en los centros de estudiantes tienen como exigencias No a la reforma educativa y Educación Sexual Integral en todas las escuelas, eso era algo impensado hace solo cuatro años.

En el libro lo que intentamos fue recuperar ese espíritu cuando pusimos nuevas voces. Hay una buena cantidad de información sobre temas más frecuentes de la agenda de género pero con las nuevas mitradas. ¿Qué significa hoy la familia cuando ya pasamos la ley de matrimonio igualitario y la ley de identidad de género, cuales son los nuevos contratos y las nuevas legitimidades que se otorgan en estas transformaciones familiares? ¿Qué es esto del humor feminista que encontramos en una noche cualquiera a standaperas maravillosas hablando del aborto y la violencia de género con una cantidad de público joven que está ahí, haciendo un posicionamiento feminista? Me refiero al texto de Luciana Peker. Qué pasa con la literatura cuando hoy, de los autores consagrados en el extranjero, buena parte son mujeres como Mariana Enríquez, Samanta Schweblin, Selva Almada y una atraviesa esas páginas y va viendo ciertas etnografías de género sin necesariamente proponérselo.

Si bien el libro señala todo lo logrado en cuanto a derechos un eje muy importante es todo lo que falta desde la práctica cotidiana. Que algunas mujeres ocupen lugares de poder no quita que otras sufran niveles de explotación y violencia, propios del siglo XIX ¿Podríamos pensar que coexisten distintas temporalidades?

Ese es el corazón de la discusión del libro. Que todo el tiempo se están cruzando estas temporalidades, por eso se llama géneros en movimiento. En ese movimiento es donde me interesa pensar y poder identificar, contextualizar, cómo hacemos para socialmente ampliar las condiciones de una mayor igualdad porque creo que tanto los sujetos como lo social tienen mucho que ver. En este sentido la Educación Sexual Integral es una plataforma de una potencia enorme para ir transformando patrones históricos y hay que salir del miedo de los docentes y padres de pensar que eso va a hacer que los adolescentes anticipen su vida sexual. Van a ser más autónomos, más responsables, van a saber poner un límite cuando los están violentando, van a ser más dueños de su cuerpo, de su voluntad, de su afectividad y sensibilidad. Son temas que van a ir generando nuevas masculinidades, nuevas formas de ser mujer, nuevas relaciones sociales más igualitarias y con menos desencuentros y desencantos.

Todavía es muy difícil para el estado entender que el trabajo doméstico es un dato de la economía. Algunas mujeres cumplen una doble o triple jornada laboral por ocuparse del cuidado y la casa. Hay toda una línea de trabajo para atender a estas demandas que lleva a mujeres pobres o migrantes a ocuparse del servicio doméstico.

Es un tema que no está incorporado en el ministerio de hacienda y en los presupuestos de género. Marianne Weber que es una socióloga totalmente olvidada, reclamaba hace más de un siglo por el trabajo doméstico como un tema económico.

La ola del feminismo marxista de los años 70 también lo trajo ¿Es verdad que en el hogar no se produce nada? Si, se producen seres humanos, se produce la sociedad misma y ese es el trabajo invisible no remunerado de las mujeres.

Todas estas formas de pensamiento en este momento se imbrican con una realidad cotidiana donde la cuestión de género y de clase se interceptan profundamente, donde las mujeres seguimos siendo las principales responsables de las tareas domésticas y de cuidado pero las mujeres que estamos en mejor posición socio-económica, logramos mercantilizar parte de esas tareas pagando jardines maternales , geriátricos y servicio doméstico. Ahí hay una diferencia de clase enorme. No todas las mujeres vivimos la misma opresión ni estamos sujetas a la misma explotación económica. En el capítulo de Cerrutti sobre migración se muestra como se reconfiguran algunas relaciones familiares a partir de las migraciones y como la mirada de género trajo esta idea de que a veces los cuidados son globales pero también que las mujeres no solo se mueven por trabajo de un país a otro, muchas veces migran para escaparse de una relación violenta. Estas son miradas que se van abriendo gracias a que la perspectiva de género se erige con más fuerza en las ciencias sociales. Ya no estamos hablando de un asunto de mujeres, estamos hablando de los sistemas de migración mundial y cuáles son sus motores de manera situada e histórica.

En el capítulo escrito por Dora Barrancos aparecen momentos históricos del feminismo donde se discutía si priorizar el tema de clase o de género, la militancia partidaria o feminista. Hoy está claro que el feminismo es un tema político y que no se puede desligar clase y género.

El tema de género no lo podes escindir casi de nada porque, a diferencia de otros grupos discriminados, las mujeres somos parte de la sociedad en todos los estamentos y convivimos en los mismos espacios que los hombres. No hay segregación posible a nivel local, hay jerarquías pero armamos familias entre hombres y mujeres , trabajamos hombres y mujeres en espacios compartidos, estudiamos hombres y mujeres . No puede haber apartheid. Las discriminaciones y jerarquías sociales han tenido y siguen teniendo sistemas terriblemente crueles para segregar poblaciones enteras.

Con las mujeres se tuvo que dar de otra forma la dominación. Son mecanismos más sutiles de jerarquías pero donde se convive .En la pobreza ser mujer o ser varón se vive diferente, la energía que invierte una mujer pobre para lidiar con el trabajo remunerado y con el trabajo reproductivo, muchas mujeres de sectores populares son jefas de hogar y tengan o no como mercantilizar los cuidados harán mayores malabares de los que hacemos las mujeres de clase media para tener a su familia cuidada. No podemos pensar que la lucha de clases puede ser ciega al género.
Con la reforma laboral un sindicalista dijo, no nos estuvimos ocupando de los cuidados y las licencias por paternidad y maternidad porque había otros temas más importantes para resolver y la verdad que es un tema muy importante porque cuando no se resuelve se sobreexplota las horas de trabajo no remunerado de las mujeres a costa de su salud psíquica y física o si no se paga parte de los ingresos que con tanto ahínco se han defendido para tener a la familia cuidada. Es un tema económico por la carga de energía pero también por lo que se reduce de los ingresos cuando el estado no está ofreciendo los dispositivos y las políticas públicas necesarias para facilitar los cuidados familiares.

Desde la segunda ola del feminismo en los años 60 se plantea repensar el concepto de trabajo, entenderlo únicamente como trabajo remunerado es quedarnos muy limitados con las definiciones de lo que es trabajar . Cuando uno realmente tiene que cumplir una responsabilidad de cuidado, uno no cuida solo por amor que es el gran mito sobre el cual nos han sociabilizado. Puede haber o no afectividad pero cuidar a una persona, ocuparse de su bienestar emocional, físico, social implica una cantidad de tiempo invertido, de tareas rutinarias y eso es un trabajo. Los feminismos han salido de la capilla, están en los centros de estudiantes, en las calles, en los sindicatos pero necesitamos que esto sea una apuesta política de toda la sociedad para darle un curso positivo a las transformaciones.

Foto: Archivo AmecoPress.

— -

Internacional – Opinión – Economía – Feminismo – Teoría Feminista. 21 dic. 17. AmecoPress.




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP | POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: