Sábado, 21 de julio de 2018.

Entrevistas

“En los prostíbulos los hombres que ejercen el poder toman decisiones libres de feminismo”

Amelia Tiganus, superviviente de trata y activista en Femenicidio.net.

Estado Español, Voces de mujeres, Feminismo, Prostitución, Mujeres inmigrantes, Violencia sexual, Trata, Madrid, Martes 19 de diciembre de 2017, por Gloria López


Madrid, 19 diciembre. 17. Amecopress. Amelia Tiganus (Rumanía, 1984) es una superviviente. Sobrevivió a la prostitución, al silencio y a un ideal de felicidad que ella sintió como “morir en vida”, sabiendo que muchas mujeres viven bajo la esclavitud sexual. Actualmente es activista de feminicidio.net e impulsora de ‘La revuelta de las putas’. Sobre todo habla, habla mucho y bien. Habla para sanar, para denunciar que su historia no es personal, sino que es la historia de todas las mujeres, para visibilizar el calvario que sufren las mujeres en el sistema prostitucional y la complicidad de la sociedad y del “Estado proxeneta”.

Te vendieron por 300 euros a un proxeneta y, sin embargo, tardaste años en darte cuenta de que habías sido víctima de trata.

En ningún momento me identifiqué como víctima de trata porque me habían convencido de que era lo que yo quería hacer y además, de que era lo mejor que podía hacer. Estaba en una situación muy vulnerable, bajo el estigma de la puta desde que sufrí una violación múltiple a los 14 años. Me convencieron de que la prostitución era un trabajo que me iba hacer rica en dos años. Esta historia se basa en la idea patriarcal de lo que es el consentimiento y en el engaño. Pasé por más de 40 prostíbulos distribuidos por todo el Estado español, porque los proxenetas trabajan en red para qué las putas estén nuevas, disponibles, ya que saben que los clientes pagan porque el producto sea variado y nuevo. Sufrí violencia sexual, se quedaron con el dinero que ganaba.

¿Y cómo saliste?

Cuando asumí que todo eso era mentira. Que no me iba hacer rica, que tenía que ser consciente de que no me iba a llevar nada. Había intentado durante cinco años encontrar apoyo, pero no lo logré. Me costaba mucho asumir que tenía que salir de allí sin nada, psicológicamente afectada, a pesar de que tuve la suerte de no enfermar de gravedad. Cuando asumí que iba a ser pobre y no iba a sacar nada de todo aquello, logré salir. Tuve la suerte de encontrar un trabajo, en hostelería, en el que estuve durante 10 años y que ahora he dejado para dedicarme al activismo. Fue duro, la sociedad no estaba preparada para acogerme, ni para asumir la reparación, ni para darme comprensión.

“En una situación de vulnerabilidad el consentimiento deja de existir”

Antes hablabas de la concepción patriarcal del consentimiento, ¿a qué te refieres?

No hay que confundir el consentimiento -que además en una situación de vulnerabilidad deja de existir-, con la resignación. Las mujeres sentimos mucha culpa cuando somos víctimas de violencia sexual, porque no lo tenemos claro. En los talleres que imparto en centros educativos, he podido constatar que las adolescentes sufren mucha violencia sexual incluso por parte de sus parejas y, a veces, no saben identificarla. Yo les digo que lo más seguro es pensar desde la emoción: ¿lo he deseado?; todas tenemos la capacidad de reconocer si lo hemos deseado o no. Esto choca con la imagen de la “víctima perfecta” que exige el patriarcado. El lema “no es no” yo lo cambiaría por “si no es un sí, es un no”.

Las mujeres que ejercen la prostitución están invisibilizadas. Sin embargo, no se reduce la cantidad de hombres de todos los sectores y de todas las esferas de poder que “se van de putas”. ¿Hay alguna relación?

El neoliberalismo lo que hace es justificar la violencia sexual dentro del prostíbulo porque es previo pago. Esa violencia sexual se entrena en ese espacio seguro que son los prostíbulos, en ese espacio de ocio, donde los hombres que ejercen el poder -policías, jueces, políticos, etcétera-, toman decisiones libres de feminismo, donde las mujeres no tenemos acceso.

Argumentos en el debate de la prostitución

¿Qué argumentos deberían estar en el centro del debate de la prostitución?

Me parece vergonzoso que en el Estado español, con los índices tan altos de consumo de prostitución, siendo uno de los países en los que existe más trata, cuyo Estado se ha comprometido para luchar contra ella, estemos hablando de “trabajo sexual”. Es un acto de crueldad hacia las más invisibilizadas, que somos las mujeres migrantes, que venimos de países más pobres, que somos las más vulnerables y las que el neoliberalismo pone a disposición de los puteros. No hay que olvidar el componente colonialista, el componente racista, que hace que el putero español tenga a su disposición rumanas, paraguayas, nigerianas, colombianas, para elegir. Necesitamos una ley para reparar y defender a las víctimas.

Por otro lado, la cuestión de la demanda tiene que estar en el centro del debate porque nos tiene que preocupar mucho qué excita a los hombres que están a nuestro alrededor. Teniendo en cuenta que se educa en la pornografía y que no saben diferenciar entre fantasía y realidad porque así se da en la sociedad, donde todo está hipersexualizado. La prostitución es el lugar ideal para llevar a cabo esa sexualidad patriarcal, de dominación, de violencia sexual.

Cuando hablas de poner la cuestión de la demanda en el centro, ¿te refieres al aspecto punitivo o a más elementos?

Hay que plantearlo de un modo integral. Siempre planteo el cierre de los prostíbulos, porque no podemos sostener que en una sociedad supuestamente igualitaria existan esos espacios, donde las mujeres quedan excluidas y los hombres pueden seguir ejerciendo esa dominación patriarcal sobre el cuerpo de algunas.

Si miramos la prostitución desde el punto de vista de la demanda, vemos que prostitución y explotación sexual son dos realidades que se solapan. Es muy difícil ver dónde está la línea. Por un lado, no siempre es fácil identificarse como víctima si no respondes a la imagen de “víctima perfecta” de los casos extremos de trata, los que más se ven en los medios de comunicación. Además, la demanda de prostitución hace que existan mujeres víctimas de trata.

Estado proxeneta

En tu escrito ‘La revuelta de las putas’ hablas de muchos tipos de violencia dentro de la prostitución: la sexual, la física, la psicológica y también la violencia institucional. Dices que el Estado español es un Estado proxeneta.

Si, son muchos tipos de violencia: violencia simbólica, sexual, psicológica, económica, sociocultural, institucional… Nos sentimos desamparadas, no nos acompañan, ni nos cuidan, no sólo desde el punto de vista económico, sino para facilitarnos formación y que podamos trabajar en otros lugares, tampoco garantizan nuestra reparación. Creo que los estados necesitan trabajar en red porque también necesitamos protección para nuestras familias que están en el país de origen. También está la violencia feminicida y más allá del asesinato, porque incluso después de asesinadas ni siquiera se nos reconoce como víctimas de violencia de género.

El Estado proxeneta se lucra con la explotación sexual de las mujeres que mayoritariamente somos mujeres migradas de países empobrecidos por este primer mundo, y, maquilla los datos de la violencia al obviar a las mujeres de otros países más pobres.

Garantizar la protección, la reparación, los derechos de las mujeres que ejercen la prostitución, requeriría un enfoque distinto de la inmigración, no de cierre de fronteras ni persecución del delito, sino de dar prioridad a los derechos humanos.

Claro, por un lado, cuando se habla de víctimas de trata no hay un solo perfil. La sociedad no sabe qué es trata, existe una vulnerabilidad muy grande de estas mujeres. La gente no quiere saber más, porque saber más implica actuar. Existe un estereotipo de las mujeres víctimas de trata, una imagen de mujer engañada por una red de traficantes y explotadores, forzada y encerrada, con ataduras físicas. Estos casos existen, pero son una ínfima parte.

Los casos de trata se están abordando como una cuestión de extranjería, como un delito que tiene que ver con la protección de sus fronteras, no como un delito contra los derechos humanos de las mujeres y niñas. El Estado sigue tratando a las víctimas como extranjeras sospechosas de algún delito. Creo que el movimiento feminista tiene una deuda con ellas y tenemos que luchar contra esta violencia atroz.

La necesidad de hablar

¿Cómo decides hablar y que supone esto para ti?

Lo que estoy haciendo me sana las heridas y me da fuerza. En el camino me he encontrado a muchas mujeres como yo, que han salido de la prostitución en el más absoluto silencio. Y necesitamos empoderarnos personal y colectivamente. Después de salir, se nos silencia a través del estigma y a través de un discurso que contribuye a sostener la industria del sexo. No se cuestiona nada de fondo. Me encontré a muchas organizaciones y personas que decían “que hablen ellas” (las putas), como si fuera una cosa nuestra, no de toda la sociedad. Y entendí que mi obligación ética debía intentar dar voz a quienes no la tienen porque viven en un campo de concentración (prostíbulos). Es muy difícil, desconociendo tus derechos y cuando te han repetido que no vales nada, articular un discurso para defender los derechos que desconoces.

No podía quedar callada. He tocado puertas, incluso feministas, que me han dicho que hablemos nosotras, pero que tampoco me han dejado hablar. Las prostitutas no somos un grupo homogéneo. Mi discurso no va en contra de las mujeres que dicen que ejercen la prostitución libremente, yo estoy cuestionando todo sistema prostitucional, desde el punto de vista feminista no se me puede tachar de moralista ni nada por el estilo. Y tenemos que salir de ese debate enconado. Sé que mi voz no representa todas las putas, y también sostengo que en este debate y en esta lucha deberíamos tener voz todas las mujeres, putas y no putas.

Has dicho muchas veces que el feminismo te salvó la vida.

El feminismo me ha dado respuestas para las preguntas que me hacía desde siempre. Me ha ayudado a quitarme la culpa, a entender que mi historia no era sólo personal, por ser Amelia, sino que era social, era la historia de las mujeres. Eso me hizo quitarme el estigma y entender que no era yo quien tenía que avergonzarme, por sentir miedo, sino esos hombres que habían ejercido la violencia sexual sobre mí y me habían deshumanizado. Ellos, los puteros, los proxenetas, el Estado.
Ser víctima no quiere decir más que hay un victimario que es responsable. Ser víctima no quiere decir ser un ser inerte. Si algo hacemos las mujeres en situación de prostitución es ser valientes y luchar. En el actual concepto de víctima desaparece el responsable de esa violencia.

También en tus escritos valoras el haber tenido un tiempo para pensar, para reflexionar.

Sí, fue un periodo de reflexión. Rehacer tu vida no es casarse y tener hijos para vivir con la culpa. Eso era estar muerta en vida. Despertar fue para mí convertirme en un sujeto político que reclama reparación para que esta injusticia deje de pasar. Yo había conseguido una familia, un trabajo y estabilidad económica, pero no podía quedarme callada y vivir mi felicidad sabiendo que cada día ingresan al mercado de la prostitución un montón de mujeres que van a pasar por lo que yo he pasado. Y una de las cosas que más me motivó fue ver a esta sociedad que calla: los hombres siguen yendo de putas, todo el mundo está encantadísimo con el sistema prostitucional, mientras la vida de las mujeres que están dentro no importan nada.

¿Cómo va ‘La revuelta de las putas’?

Después de hablar con las compañeras, vimos que es muy necesario que esa revuelta sea de todas las mujeres, para quitar el estigma, para desarrollar una vida digna libre de violencias, para desarrollarnos como seres humanos y que nuestros derechos humanos sean respetados.

Nuestra intención es crear un relato colectivo, pero os necesitamos, a las mujeres y a los hombres. Ellos tienen que posicionarse, o se posicionan con nosotras o son cómplices. La revuelta es una manera de sanar colectivamente también. Hemos creado un grupo, llamado ‘Las Resilentes’ y nos estamos formando y empoderando.

Fotos AmecoPress, cedidas por feminicidio.net


Estado español – Debates – Prostitución – Violencia de género – Trata – Mujeres inmigrantes – Feminismo; 19 de diciembre. 17. AmecoPress




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP | POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: