Martes, 27 de junio de 2017.

Noticias

Los machos me dicen feminazi

La socióloga Lucía Matalote y la periodista Paula Rey analizan un espacio complejo y cambiante que logró instalar la violencia contra las mujeres en la agenda pública

Internacional, Opinión, Feminismo, Movimiento feminista, Violencia de género, Buenos Aires, Martes 6 de junio de 2017, por Lucía Matalote, Paula Rey


Buenos Aires, 05 jun. 17. AmecoPress.- Los feminismos se construyen en los barrios, las escuelas, las universidades, en busca de hacer visible la subordinación de la mujer. Ante acciones públicas como el Encuentro Nacional de Mujeres o la convocatoria Ni Una Menos, el machismo manifiesta su rechazo, impugna sus objetivos y ubica a los varones como víctimas. ¿Por qué continúa la intolerancia hacia el movimiento? ¿Por qué tantos reniegan del término aún cuando acuerdan en sus planteos? La socióloga Lucía Martelotte y la periodista Paula Rey analizan un espacio complejo y cambiante que logró instalar la violencia contra las mujeres en la agenda pública.

¿Es vergonzante llamarse feminista? ¿Por qué mujeres y hombres reniegan del término aunque compartan sus ideales? En 2012, la revista Replicante realizó una encuesta en la que preguntaba a mujeres del ámbito artístico y cultural latinoamericano “¿Eres feminista? ¿Por qué?”. La cifra de respuestas negativas resultó sorprendente. Y ciertos argumentos, llamativos: parecían esconder algún tipo de temor. ¿Por qué se le teme al término? ¿Qué hacen las feministas? ¿Qué son? ¿Una masa homogénea? ¿Un activismo único? ¿A quiénes interpela? ¿Por qué persiste la intolerancia hacia el movimiento?

La heterogeneidad es una parte constitutiva del feminismo desde su surgimiento. A lo largo de su historia, el movimiento ha ido incorporando temas e integrantes de acuerdo a las sinergias con otros colectivos. Pero también a lo largo de sus “olas” el feminismo tuvo que dar batalla en dos frentes al mismo tiempo. Hacia la sociedad para hacer visible y desnaturalizar la condición de subordinación de la mujer. Hacia adentro del movimiento para que la convivencia de las distintas ideologías no sea un factor de ruptura.

Podemos citar tres ejemplos recientes de rechazo. Durante el último Encuentro Nacional de Mujeres (ENM), el ataque virtual por parte de usuarios de Taringa a páginas de Facebook contra la violencia de género, y en estos días, ante la convocatoria Ni Una Menos.

En octubre pasado, se celebró el 29° Encuentro Nacional de Mujeres (ENM), uno de los más multitudinarios hasta la fecha: reunió 40 mil mujeres. Los Encuentros consisten en una reunión anual, celebrada en una ciudad elegida por clamor popular, cuyo eje es la participación en talleres vinculados con distintos temas relacionados con la agenda feminista. Sin embargo, para desandar malos entendidos desde el comienzo, conviene aclarar que no todas las mujeres que asisten son feministas. Llegar hasta la capital de Salta no fue fácil. Grupos de distintas provincias denunciaron un boicot por parte de las empresas de transporte contratadas que les frustró el viaje. Alrededor de 15 colectivos, que llevarían a más de 500 mujeres, nunca salieron a causa de estafas realizadas por las empresas a las distintas organizaciones. En Buenos Aires se realizó una marcha al día siguiente (el de la inauguración del ENM) desde el Obelisco para denunciar a las compañías que dejaron varadas a cientos de mujeres. Quienes pudieron llegar, encontraron una ciudad empapelada con carteles que alertaban del “peligro” que el Encuentro y sus participantes constituían. Uno de ellos decía: “El 11, 12 y 13 de octubre un grupo de mujeres extremistas viene a destruir tu ciudad. ¿Lo vas a permitir?”.

A pesar de la poco cordial bienvenida y aunque hubo disidencias acerca del recorrido de la marcha de cierre (el quid de la cuestión siempre es si se pasa frente a la iglesia o no), las participantes conformaron una larga columna unidas, en especial, por el reclamo por la legalización del aborto y la eliminación de la violencia de género en todas sus formas.

El segundo caso: a mediados de abril de este año, varias páginas de Facebook contra la violencia de género fueron atacadas por un grupo de varones usuarios de Taringa -autodenominado Ejército de Linces- que además de amenazar a sus integrantes en privado y en público (“feminazi” fue un insulto frecuente) se dedicó a llenar dichas páginas de pornografía y otros contenidos prohibidos para luego hacer la denuncia con el objetivo de que fueran dadas de baja.

Como último ejemplo está la convocatoria a una marcha, luego del femicidio de Chiara Páez, por parte del colectivo Ni Una Menos el próximo 3 de junio. La campaña se viralizó y logró una adhesión inmediata. Hubo quienes, incluso entre las feministas, cuestionaron la localización del encuentro (¿por qué en el Congreso y no en Tribunales? ¿o en Plaza de Mayo?). Pero además hubo usuarios, en particular varones, que manifestaron su rechazo, alegando la inutilidad de la convocatoria.

A pesar de los avances en cuanto al reconocimiento de los derechos de las mujeres, el machismo y el patriarcado quedan expuestos ante el rechazo de iniciativas como la mencionada. Pareciera que todavía hay algo incómodo en que las mujeres salgan a la calle a defender sus derechos (y con los varones que se suman a sus reclamos). Pero, sobre todo, hay una concepción errónea sobre los objetivos del movimiento.

Feminismo no hay uno solo

“Mientras más hablo de feminismo, más entiendo que luchar por los derechos de las mujeres es para muchos sinónimo de odiar a los hombres. Feminismo, por definición, es creer que tanto hombres como mujeres deben tener iguales derechos y oportunidades”. El fragmento pertenece al discurso que la actriz Emma Watson, famosa por interpretar a Hermione Granger en las películas de Harry Potter, pronunció como embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres al presentar la campaña HeforShe. El video se viralizó y generó una serie de debates. ¿Qué es el feminismo? ¿Hay una única definición posible? ¿Existe un Feminismo, con F mayúscula?

Las palabras de Watson contribuyeron a explicar lo que no es el feminismo. Dejó en claro que ninguna de sus corrientes lo define como lo opuesto al machismo, ni como el odio hacia los varones. Sin embargo, una de las principales debilidades del discurso de la actriz es que no ahonda en la complejidad de los feminismos ni en sus múltiples variantes.

Porque feminismo no hay uno solo. Existen diversos feminismos, múltiples y plurales, que conforman un conjunto heterogéneo de ideologías y de movimientos políticos, culturales y económicos que tienen como objetivo la igualdad de derechos entre las personas, cualquiera sea su identidad de género. O en palabras de la antropóloga mexicana Marta Lamas, “el feminismo es la lucha para que la diferencia sexual no se convierta en desigualdad social”.

En nuestro país conviven muchas manifestaciones del fenómeno. Surgido como un movimiento principalmente de las clases media y alta, se fue enriqueciendo con la progresiva incorporación de mujeres de otros contextos sociales. Hoy es posible encontrar feminismos institucionalizados (vinculados con ONG, partidos políticos y el Estado), feminismos populares y feminismos de corte más académico. Pero también está el feminismo de la igualdad y el feminismo cultural o de la diferencia.

El lector ansioso podrá saltearse lo que sigue, una enumeración de la diversidad de la que hablamos, sólo en nuestro país. En el ámbito político partidario, las feministas han logrado crear espacios propios dentro de los partidos que se encargan de visibilizar la presencia femenina e impulsar la agenda feminista. Podemos nombrar a las Mujeres de la Matria Latinoamericana – MuMaLa (Libres del Sur); Las Rojas (Nuevo Más); Pan y Rosas (PTS); Frente de Mujeres del Encuentro (Nuevo Encuentro); Mujeres Radicales (UCR); el Frente de Mujeres Nacional y Popular (Frente Progresista Popular); o Unidas y Organizadas (que nuclea a varias organizaciones simpatizantes del kirchnerismo). En 2011 incluso surgió un grupo llamado Las Julietas – en honor a Julieta Lantieri, una pionera del feminismo en Argentina- que impulsó la creación de la Iniciativa Partida Feminista, (PAF!) y proponía, de acuerdo a su slogan, darle una cachetada al patriarcado.

La Casa del Encuentro, la Fundación para Estudios e Investigación de la Mujer (FEIM), Mujeres en Igualdad (MEI), el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), son algunas de las ONG en la Ciudad de Buenos Aires y el área metropolitana que se definen como feministas desde la institución. También hay otras que trabajan temas vinculados con derechos de las mujeres donde en todo caso el feminismo será la adscripción ideológica de algunos de sus integrantes. Por ejemplo, Amnistía Internacional; la Asociación por los Derechos Civiles (ADC); el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES); el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS); el Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (CIEPP) o la Red Alto al Tráfico y la Trata (RATT).

La Red PAR (Periodistas de Argentina en Red por una comunicación no sexista) y la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina, son dos espacios que reúnen a mujeres y varones que trabajan desde una perspectiva de género y la mayoría se identifican con el feminismo. Mientras que la Red Informativa de Mujeres de Argentina (RIMA) es la lista de correos que permite a feministas de todo el país estar en comunicación constante e intercambiar información.

Hay un feminismo que se ejerce desde la academia; han surgido espacios específicos, en particular, dentro de universidades nacionales, tales como el Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género (IIEG); el Programa de Actualización en Comunicación, Géneros y Sexualidades (PACGES); o el grupo de Antropólogas Feministas todas dentro de la UBA, igualmente la Universidad Nacional de General San Martín (UNSAM), Universidad Nacional de Córdoba (UNC), la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) y la Universidad Nacional de Rosario (UNR) -entre otras- cuentan con espacios vinculados con el tema.

Están también las colectivas -la elección de la “a” final es una elección deliberada de este grupo- feministas La Revuelta, en Neuquén. Y las Inapropiables en Mendoza; Las Safinas en Rosario; Enredadera en Santa Fe; Ningunas Santas en San Luis; Mujeres al Oeste en Morón; Feministas por la liberación en La Plata; y el colectivo de artistas Mujeres Públicas. Socorristas en Red (feministas que abortamos), arma Socorros Rosas en distintas partes del país; Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto son un grupo que lleva adelante la Línea Aborto: más información, menos riesgos. Católicas por el Derecho a Decidir Argentina trabaja a nivel nacional aunque está radicada en la provincia de Córdoba y forma parte de la Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir. Y hay también iniciativas recientes como el ya mencionado colectivo de periodistas, artistas y activistas Ni Una Menos, Acción Respeto o La Marcha de las Putas, cuyos planteos tienen sus raíces en la agenda feminista aunque ni desde lo organizacional ni la totalidad de sus integrantes se definan como tales.

Por lo general no hay exclusividad de participación y quienes se asumen feministas ostentan varios “sombreros” a la vez. Además, surgen espacios como la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito (o la más reciente Campaña contra las violencias hacia las mujeres) que nuclean a personas y organizaciones de todo el país unidas por una causa común.

Por supuesto, este es un listado incompleto.

Tensiones

No hay un solo camino hacia el feminismo ni un sólo motivo para declararse feminista; varían también las estrategias y los modos de acción; pueden ser diferentes también las posiciones teóricas que se toman como referencia. “Las diferencias son producto del lugar que asumimos en la política, lo que hace que muchas veces coincidamos en los reclamos pero no en la direccionalidad de los mismos”, explica Raquel Vivanco, militante y referente de Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLa). El hecho de que el feminismo se construya transitando espacios tan distintos como los barrios, las universidades, las escuelas o el campo académico es lo que hace, para Vivanco, “muy rico el aporte que construimos en el conjunto”.

La lucha contra la dictadura y el retorno a la democracia generaron un contexto propicio para las luchas sociales; unieron a diferentes grupos e impulsaron el feminismo en tanto postura política. Más tarde, con la consolidación del sistema democrático, comenzaron a surgir modos diversos de activismo, lo que en ocasiones provoca conflictos al interior del movimiento. Diana Maffia, filósofa feminista y Directora del Observatorio de Género en la Justicia de la CABA explica que hay diferencias entre un feminismo más “ilustrado” y uno popular; en agrupaciones sólo de mujeres o mixtas; exponiendo el cuerpo en provocación a las normas sociales o negociando con las instituciones. “Y otras diferencias que se expresan en nuestras agendas. Pensemos, por ejemplo, en las discusiones sobre lo que se debe hacer o no en la marcha final del Encuentro de Mujeres, o en cómo conmemorar el 8 de marzo, o el debate sobre si incluir o no mujeres trans, o sobre si la prostitución es trabajo o esclavitud sexual”, dice.

Consultada sobre las tensiones internas, Marta Alanis, coordinadora de Católicas por el Derecho a Decidir e integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, afirma: “Hay miradas diferentes e historias diferentes pero no hablaría de tensiones internas. El feminismo en Argentina es muy importante e inspira muchos cambios, tal vez es difícil la articulación política pero hemos avanzado mucho como movimiento”. Para Alanis, el problema de las activistas es soportar la presión de “grupos rupturistas” tanto en los Encuentros Nacionales de Mujeres como en la Campaña. Y opina que cuando una causa genera un movimiento importante aparecen sectores “que quieren apropiarse y plantan sus banderas por encima de los acuerdos”.

Las diversas manifestaciones del feminismo y sus diferencias no deben entenderse como un aspecto negativo o como muestra de debilidad. Por el contrario, el conflicto y la resolución de controversias son elementos constitutivos de un movimiento heterogéneo –como se dijo- y dan cuenta de su carácter complejo, transversal y cambiante. Al principio nucleó a mujeres blancas de clase media, luego se enriqueció, por dar algunos ejemplos, al incorporar mujeres negras y lesbianas con sus reclamos particulares, aunque la convivencia no fuera siempre pacífica.

Para Mónica Tarducci, antropóloga, investigadora y militante feminista, las tensiones tienen que ver con que las mujeres no somos un universo homogéneo, estamos atravesadas por la clase, la edad y la sexualidad, entre otras cuestiones. Esto significa que los conflictos surgen cuando las propuestas aluden a un modelo de sociedad. “Ser feministas no puede separarse de la lucha contra toda forma de opresión, no solo la de género”, opina. En algunas situaciones, la discusión parecería girar en torno a quién es más feminista o quién representa mejor los ideales feministas. “Todas las que mencionaba antes son tensiones pero también riquezas. El feminismo no tiene ‘gerentes’, nadie puede hablar por todas”, dice Maffia. De esto surge que, así como no existe una única definición de feminismo, tampoco es posible ordenar en una escala el nivel de un grupo o una persona. O, como bien señala Laura Masson, no hay un “feministómetro”, aunque en ocasiones aparecen intentos por generar gradaciones.

En este sentido, cabe recordar lo sucedido con la Marcha de las Putas en 2011. La iniciativa nació en Canadá. En una charla en la Osgoode Hall Law School sobre seguridad motivada por los ataques sexuales ocurridos en el campus, el policía Michael Sanguinetti dijo: “Yo no debería decirles esto, pero las mujeres tendrían que evitar vestirse como putas si no quieren ser violadas”. La reacción frente a esto fue la convocatoria a la primera Slut Walk (Marcha de las Putas) en Sackvill, que luego se replicaría en ciudades de todo el mundo. El objetivo: reapropiarse del término puta para visibilizar la cultura de la violación.

En Argentina las primeras marchas se realizaron en agosto de 2011 en Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Mar del Plata. Con un nombre tan provocador lograron captar la atención de los medios y fueron foco de múltiples críticas, también por parte de algunas feministas. Déborah Jael, una de las integrantes hasta diciembre de 2013 recuerda que el grupo fue acusado de “poco feminista” y sus integrantes “nenas blancas y de clase media” que no sabían nada. “Nos dijeron que no podíamos usar la palabra puta o que era `horrible´ que quisiéramos reivindicar esa palabra”, relata.

Las fronteras del feminismo

El movimiento feminista también se caracteriza por su carácter cambiante: redefine constantemente sus límites y sus referentes, no sin resistencias. Un ejemplo fue la incorporación de los feminismos indígenas y poscoloniales, y más recientemente, el de la diversidad (recién en 2013 las travestis fueron aceptadas en los Encuentros Nacionales de Mujeres). O la discusión aún vigente sobre si es posible que los varones se declaren feministas. En Argentina en los años 90 se integraron al movimiento travestis y transgéneros y muchas feministas apelaron al biologicismo para negarles su participación por haber nacido varones, “siendo que una de las premisas más lindas del feminismo es que la biología no es un destino”, recuerda Lohana Berkins, activista trans y Responsable de la Oficina de Justicia, Identidad de Género y Orientación Sexual del Observatorio de Género en la Justicia, quien afirma que las travestis tienen un enorme agradecimiento hacia las grandes maestras o “vacas sagradas” por “la generosidad y la sororidad de las feministas de renombre que empezaron a interlocutar con nosotras”.

Así, contribuyeron a la construcción de lo que más tarde se denominó transfeminismo. “El transfeminismo desborda las periferias de la corporalidad, tensiona todo el tiempo la concepción de los cuerpos, sobre todo el cuerpo de las mujeres entendido como una cuestión de territorio en constante disputa. El feminismo no es solo cuestión de mujeres, sino que se va enriqueciendo con la incorporación de estas nuevas identidades y nuevas corporalidades”, opina Berkins.

También es importante señalar, como se dijo, que no todas las mujeres son feministas per se. Los Encuentros Nacionales de Mujeres ejemplifican aquello de que ni el feminismo ni la perspectiva de género son inherentes al ser mujer. Como mencionamos al inicio, no todas las asistentes se definen feministas.

Mala palabra

A pesar de que los temas impulsados por las feministas de a poco se han instalado en la agenda pública (algunos más que otros, claro está) todavía prevalece en la sociedad la concepción del feminismo como la versión inversa del machismo. Pareciera que la mala prensa hace que “feminismo” sea considerado casi una mala palabra, incluso en las generaciones jóvenes. Al preguntarle cuando comenzó a definirse feminista, Déborah Jael, ex integrante de la Marcha de las putas, da cuenta de la connotación peyorativa del término. “En nuestra sociedad, lamentablemente, hay mucho prejuicio y si decís que sos feminista inmediatamente piensan que sos violenta, resentida, odia-hombres”. Durante mucho tiempo ella prefirió no definirse como feminista abiertamente. “Trataba de explicar mi postura y después admitir que era feminista para evitar ese rechazo inicial por parte de la otra persona y tratar de que el mensaje llegara a más gente”, afirma Jael.

Este rechazo queda manifiesto también en el resurgimiento del término “feminazi” nacido en la década de los ’90. La palabra es utilizada de manera despectiva hacia quienes se definen feministas, negando al movimiento actual como sinónimo de igualdad. En este planteo los varones son los vulnerados por los avances del feminismo, sin considerar los debates acerca de las nuevas sexualidades y situando a los varones como víctimas de las mujeres empoderadas.

Los medios de comunicación también contribuyen a la mala prensa del feminismo y a la confusión sobre sus objetivos. La tan esperada publicidad veraniega de Quilmes en 2012 enfrentaba un ejército de hombres declamando argumentos machistas y otro de mujeres con un discurso repleto de clichés. El lema era: “Cuando el machismo y el feminismo se encuentran nace el igualismo”. Luego de conversaciones con directivos de la empresa, el Observatorio de la Discriminación en Radio y Televisión (ODRT) logró que la errada noción fuera modificada por la frase “Cuando los hombres y las mujeres se encuentran nace el igualismo”. Todo el episodio prueba que, si bien hay mayor conciencia social acerca de los alcances de la discriminación contra las mujeres, las feministas aún tienen trabajo por delante.

¿Los feminismos son necesarios?

Los feminismos han contribuido a la vigencia de leyes como la del divorcio vincular; la patria potestad compartida; el cupo femenino; el matrimonio igualitario; las de salud sexual y procreación responsable y de educación sexual integral; y la de protección integral contra la violencia hacia las mujeres. O dicho en términos más amplios, han colaborado en el reconocimiento de los derechos de las mujeres como derechos humanos. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer para terminar con las inequidades de género. Como escribió alguna vez Diana Maffia, “si la democracia hubiera recogido la equidad de género no habría reivindicaciones de las feministas”. Todas las mujeres entrevistadas coinciden en señalar la despenalización y legalización del aborto como una de las grandes deudas de la democracia.

Tanto el derecho al aborto legal como la lucha por la erradicación de la violencia contra las mujeres son los dos temas más visibles de la agenda feminista. Este énfasis en la dimensión física de la autonomía de las mujeres se debe a que es una precondición para alcanzar la autonomía económica y en la toma de decisiones. En el mediano y largo plazo, es importante no perder de vista que uno de los objetivos y la causa común que comparten las diferentes vertientes del feminismo es lograr la plena autonomía de las personas y la lucha contra todas las formas de opresión. En palabras de Marta Alanis: “Hoy podemos decir que el derecho al aborto es el eje que articula al movimiento feminista a nivel nacional junto a otros actores muy valiosos. La política de alianzas aprendida y desarrollada con creatividad en defensa de este derecho debe dar un paso más: intentar articular toda la agenda feminista para proponer al Estado una plataforma de acción que no deje afuera uno sólo de los derechos enunciados o conquistados”.

No es una tarea sencilla, ya que para alcanzarla, los feminismos tendrán que seguir trabajando no sólo con sus contradicciones internas, sino también para frenar los embates y descréditos provenientes del exterior. Pero es justamente en la forma de convivir con la heterogeneidad y en el modo de responder a los ataques donde reside la riqueza y la potencialidad emancipadora de este movimiento. Porque los feminismos son múltiples, heterogéneos, complejos y cambiantes, pero si hay un rasgo que los aglutina a todos es el continuo cuestionamiento de los esquemas de desigualdad y opresión por razón de sexo y orientación sexual, y el permanente intento por hacer visible lo que hasta entonces era invisible y por desnaturalizar lo que creíamos naturalizado. En otras palabras, su esencia radica en una actitud crítica y en su integralidad, ya que los feminismos todo lo transforman. Su lucha es por alcanzar una sociedad más justa e igualitaria, en la que las personas puedan elegir cómo vivir sus vidas, no sólo en el ámbito público, sino también en el privado.

Texto publicado originalmente en Latinta.com.ar y en la Revista Anfibia

Fotos: Colectivo Manifiesto y Eloísa Molina

— -

Internacional – Opinión – Movimiento Feminista – Feminismo – Violencia de género. 05 jun. 17. AmecoPress.




AmecoPress, Información para la igualdad. Premio Accésit Ministerio de Industria 2007 - Plan Avanza.
Se ofrece información gratuita a los medios de comunicación. Se permite la reproducción de todos los contenidos citando la fuente e informando de su publicación a Amecopress. Copyright 2007.
Plaza Juan Zorrilla 2, primero. 28003 Madrid. Tel-fax: 91 319 08 52.
Web: www.amecopress.net
Email dirección: direccion@amecopress.net
Email administración: administracion@amecopress.net
Email redacción: amecopress@amecopress.net

Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Espacio privado | SPIP
Proyecto subvencionado por las siguientes instituciones: