Informe ’Necesita Mejorar. Por un sistema educativo que no deje a nadie atrás’

Save The Children denuncia el actual sistema educativo por fomentar las desigualdades

22 de septiembre de 2016.

Por Berta Blanco

Madrid | Sociedad | Educación | Instituciones de igualdad | Infancia | Derechos humanos



“Necesitamos un pacto de Estado que compense a menores en entornos desfavorecidos", asegura el director general de la ONG


Madrid, 22 sep. 16. AmecoPress. La organización Save The Children ha presentado esta mañana un informe titulado ‘Necesita mejorar. Por un sistema educativo que no deje nadie atrás’. Mediante este estudio, la ONG quiere denunciar que el actual sistema educativo no solo perpetúa la desigualdad, sino que la acentúa. Sus reivindicaciones pasan por un pacto de Estado en materia de educación.

Andrés Conde, director general de Save The Children, y Liliana Marcos, responsable de la investigación, han presentado esta mañana en la sede de la organización el informe Necesita mejorar. Por un sistema educativo que no deje a nadie atrás. Gracias a esta investigación han puesto de relieve las deficiencias del sistema educativo, que sigue perjudicando más a los más desfavorecidos.

El informe revela que España se enfrenta, en este momento, a tres desafíos o retos en materia de educación. En primer lugar, nuestro país tiene la tasa más alta de abandono escolar prematuro, duplicando incluso la media de la Unión Europea (UE). “Esto tiene un impacto en la infancia severo –de cara al futuro-, pues afecta en sus oportunidades de empleo, en las retribuciones dignas e incluso en la adaptación a los cambios en sociedad”, denuncia Conde.

Este dato es especialmente importante en las personas de familias desfavorecidas y con niveles socioeconómicos bajos. El 43 por ciento de menores más pobres abandonan los estudios prematuramente, mientras que en rentas más altas se situán en el 8 por ciento. Y es que, actualmente, es un 24 por ciento más relevante el nivel socioeconómico en los resultados que hace 10 años, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Los otros dos datos que el informe pone de manifiesto son que uno de cada cuatro niños no termina la educación obligatoria –y deja los estudios antes-, y que la tasa de repetición de España triplica a la media de la UE. “El problema es que la mayoría de estos datos corresponden a personas con un nivel socioeconómico bajo; en las familias más pobres hay un abandono mayor”, asegura el director de la ONG. Los colectivos más afectados son descendientes de migrantes, minorías étnicas y personas con distintas discapacidades.

“La educación es un factor crítico en las desigualdades sociales”, asegura Conde. Por ello, cuando hablan de educación se refieren más a una cuestión de “justicia social” que debe tener en cuenta a quienes están en una situación vulnerable. “El fracaso escolar, realmente, no es más que la incapacidad del sistema educativo de compensar las desigualdades”, advierte el director general.

Medidas que fomentan la desigualdad

La investigación saca a la luz las que son las dos grandes medidas que han provocado aún más desigualdad. “España tiene el abandono y del fracaso como males endémicos en la educación –además de una baja inversión- pero ahora hemos sumado dos agravantes a esta situación”, revela Conde. En primer lugar, los recortes presupuestarios en educación han sido claves: España ha ejecutado recortes cuatro veces superiores a los de la media de la UE. Del presupuesto total, se ha reducido un 12 por ciento. Esta medida provoca una reducción drástica del profesorado, del presupuesto de educación compensatoria y de las becas.

Por otro lado, la LOMCE ha generado algunas medidas que tienen un impacto preocupante, como puede ser la segregación de menores o la rigidez de currículum. De esta forma, limita la libertad del profesorado para adaptarse a las distintas capacidades y situaciones del alumnado. “Más aún con la reválida, un examen que es para todos igual y que no sirve para demostrar nada”, añade Liliana Marcos, responsable de la investigación.

Revertir la situación

El informe presenta un paquete de medidas –que ha presentado Liliana Marcos- para luchar contra las desigualdades. Como punto de partida, han propuesto que las becas tengan una mayor inversión, ya que en los últimos años la tendencia ha ido al contrario -con un 29 por ciento menos de ellas-. “Es intolerable que la calidad de la escolarización dependa de las rentas de las familias; más aún cuando los requisitos del Ministerio castigan a menores en situación de desventajas por cuestiones como la nacionalidad o la repetición del curso”, denuncia Marcos.

En cuanto a la segregación escolar, la organización denuncia que existan colegios con alumnado mayoritariamente de “rentas bajas”, que suele corresponderse con minorías étnicas o migrantes. “De esta forma, pierden la posibilidad de interaccionar con niveles heterogéneos y superiores”, asegura Marcos. Esta desproporción necesita medidas concretas porque es “inadmisible” que haya colegios con casi el 100 por cien de alumnado migrante.

La libertad de elección también se ve condicionada en este caso, pues el alumnado migrante se distribuye en un 87 por ciento en los colegios públicos, y solo en un 13 por ciento en los concertados. “En la escuela concertada, se paga una media de 1613 euros al año por menor; de esta forma, están cerrando la puerta a determinados colectivos”, cuenta la responsable de la investigación.

Por último, otra de las medidas que han destacado desde la organización es el aumento de la escolarización en menores de 0 a 3 años porque está comprobado que compensa las desigualdades. “Es una de las inversiones con más poder retributivo. Está comprobado que escolarizar en esa edad tiene un impacto de mejora en las notas –especialmente en menores de nivel socioeconómico bajo-” comenta Marcos.

Sin embargo, en muchas ocasiones las familias no disponen de un acceso fácil por falta de plazas públicas y por el precio de las mismas. Los criterios de acceso, además, dificultan a las personas con renta baja. “Hay medidas como, por ejemplo, que se favorezca a las familias en las que trabajen los dos progenitores que fomentan que el ciclo educativo siga siendo prohibitivo”, advierte la responsable.

Pacto de Estado

“Todo esto afecta, especialmente, a menores en desventaja y hace que su mala situación se pronuncie”, denuncia Conde. Y añade: “Necesitamos un pacto educativo y desde nuestra ONG pedimos a las autoridades que luchen contra el fracaso y abandono escolar. En el corazón de este hipotético pacto tiene que estar la idea de compensar las desigualdades a menores en entornos desfavorecidos”.

Todas estas medidas están fomentando que haya una “cronificación” de la pobreza y un aumento en la brecha de la desigualdad. Y es que hay que tener en cuenta que España está entre los países más altos de la UE en cuanto a pobreza infantil. 700000 menores se encuentran en situación de privación material severa. Conde ha asegurado que para revertir esta situación, hay que proporcionar “una educación a estas niñas y niños para que se vean obligados a repetir la vida de su familia”.

Save The Children asegura que va a plantear la propuesta a todos los partidos y otras instituciones que movilicen el pacto educativo para que tengan conciencia de la importancia de la educación. “La reducción en la inversión en materia educativa no se ajusta al discurso que se hace en todos los sitios sobre la importancia de la educación”, defiende Conde. Y esta educación debe estar basada en un “sistema organizado para que empuje y compense todas estas diferencias”, concluye.

Fotos: AmecoPress
— -
Sociedad - Infancia - Educación - Derechos humanos - Instituciones de igualdad; 22 de septiembre.16. AmecoPress