Propuesta de la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción

PPiiNA presenta una carta a diputadas y diputados para exigir permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles

8 de septiembre de 2016.

Por Berta Blanco

Madrid | Política | Estado Español | Situación social de las mujeres | Legislación y género | Políticas de Igualdad | Conciliación | Instituciones de igualdad



La plataforma cuenta con un total de 150 apoyos de personalidades de todos los ámbitos, y espera recibir más


Madrid, 08 sep. 16. AmecoPress. La Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA) ha promovido una carta para diputadas y diputados sobre los permisos de maternidad y paternidad. Esta misma mañana dos representantes de la entidad, junto con Lina Gálvez, Rosa Cobo y Miguel Lorente, han explicado las causas por las que rechazan el modelo que propone Ciudadanos. Asimismo, siguen defendiendo su proyecto por ser el “realmente equitativo”.

Mariano Nieto y María Pazos han representado esta mañana a la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA), defendiendo su Proyecto de Reforma por Permisos Iguales, Intransferibles y Pagados al 100%. Con motivo del revuelo causado por la propuesta de Ciudadanos (C’s), la plataforma ha decidido enviar una carta a los diputados y las diputadas presentando su rechazo. “Se trata de una lista abierta que sigue llenándose y recibiendo adhesiones de personalidades de distintos ámbitos: sociología, filosofía, teología, sindicatos, administraciones públicas, partidos políticos…”, explica Nieto.

“PPiiNA tiene pocos medios, pero ha sido fácil que obtuviera firmas. En palabras de Juan José Tamayo –uno de los firmantes- nuestra reivindicación es de cajón y de justicia”, enuncia Pazos en representación de la plataforma. La artista Clara Lago, otra de las personalidades de la lista, también habla de esta carta como una “cuestión lógica, que tendría que haber sido implementada hace ya mucho”, según cuenta Pazos.

Momento crítico

“Nos encontramos en un momento crítico, de demanda social: necesitamos más tiempo para el cuidado de menores y más igualdad”, reivindica Pazos, explicando que es “intolerable” que la paternidad cuente con dos semanas y la maternidad sean 16. Tras casi once años de pedagogía social, en PPiiNA han recibido con muy malos ojos la nueva reforma “trampa de los permisos transferibles, que solo tiene igualdad en su apariencia”, explica Pazos. “Si perdemos esta oportunidad, puede que no tengamos otra igual en mucho tiempo”, avisa.

La reforma que PPiiNA propone es la de igualar el permiso de madres y padres a 16 semanas obligatorias, intransferibles y pagadas al 100 por cien, como demuestran en su proyecto, con un marco temporal de dos legislaturas. Para ello, se necesitan 1400 millones de euros distribuidos durante esos años, lo que es factible a nivel presupuestario. Con esta idea, critican los métodos que Ciudadanos está utilizando para eliminar el debate e imponer su proyecto.

“Ciudadanos necesita que no haya debate y juega con las palabras con una calculada ambigüedad”, demuestra Pazos. Cuando hablan de que “equiparan y amplían” los permisos, es cierto que ambos progenitores cuentan con 8 semanas de permiso obligatorio e intransferible. Sin embargo, existen otras 10 semanas que, C’s defiende, son de “libre distribución”. La inexistencia de la libertad en estos casos –según muestran las estadísticas en todos los países- da como resultado un permiso de paternidad de 8 semanas y uno de maternidad de 18. “Los padres están obligados –socialmente- a no tomarse sus días, las madres están obligadas a hacerlo”, explica Pazos.

Lina Gálvez, Catedrática de Historia Económica, ha intervenido para asegurar que “la libre elección es un mito, porque se nos socializa de diferente manera”. Por ello, no es equitativa la reforma que Ciudadanos propone. “Es imprescindible la idea de que los permisos sean intransferibles, porque si no se hace así, sabemos qué pasa cuando esa parte es transferible”, explica, ya que las cifras revelan que ese tiempo a repartir siempre recae sobre las mujeres. “Muchos hombres querrían, seguro, pero no pueden por ese condicionamiento social”, recalca.

Cultura del cuidado

En esa línea se ha movido Lina Gálvez, ya que considera que “asumimos que es natural que los cuidados son responsabilidad de las mujeres. De eso se tratan los estereotipos, de hacer pasar por natural lo que es cultural”. Gálvez ha remarcado que es importante que haya un cambio en la cultura –tanto del cuidado como del trabajo- para que sea posible la corresponsabilidad en la sociedad, no solo para los hombres, sino también para las empresas, instituciones o sindicatos.

“Tenemos la idea de que el varón siempre está disponible porque no tiene la responsabilidad del cuidado. Sin embargo, hace falta el potencial cuidador de los hombres para que también recaiga en ellos”, asegura la catedrática. De esta forma, habrá una mayor vinculación del padre con el niño, pero también con el cuidado en sí. “Las mujeres, así, dejarían de tener esa condición de trabajadoras de segunda”, reivindica Gálvez.

El modelo de PPiiNA, el referente

Rosa Cobo, socióloga y líder feminista, ha explicado que la idea de Ciudadanos es la de mantener este modelo patriarcal que, según la propia ética, “vulnera y rompe el principio de igualdad entre mujeres y hombres”. Por ello, es importante que sea el proyecto que PPiiNA propone el que salga a flote. “Desde que nacemos, socializamos. La familia es un laboratorio fundamental de socialización y es importante que en el entorno de las hijas y los hijos haya un reparto de cuidados”, explica Cobo.

Esta medida, además, supondría una “grieta en el imaginario de la maternidad ya que sigue existiendo la idea de que –como me dijo Celia Amorós durante mi tesis- los hijos son de las madres”, cuenta Cobo. Asimismo, supondría una modificación en la paternidad, ya que cambiaría el hecho de que los varones son proveedores y no cuidadores. “Si aceptamos la propuesta de Ciudadanos, asumimos que la responsabilidad social siga siendo trasladada de forma invisible y silenciosa a las mujeres”, sentencia Cobo.

Juan Torres, Catedrático de Economía, ha sido el último invitado en intervenir y ha asegurado que se siente incómodo por tener que repetir cosas tan elementales y demostradas. “La realidad es que, según el Eurobarómetro, en España solo el 3 por ciento de los hombres ven su matrimonio como una obstrucción en el trabajo, mientras que la cifra de las mujeres se eleva hasta el 20 por ciento”, recalca. En la misma línea, y con mucha más distancia, el 6 por ciento de los hombres consideran una barrera el hecho de tener menores a su cargo, cuando la cifra de mujeres se sitúa en el 50 por ciento.

El principal obstáculo para las mujeres no es solo el matrimonio o los niños y las niñas en sí, sino que en caso de enfermedades o atención de estos, son ellas quienes lo hacen. “Si esto sigue ocurriendo es porque hay un entorno que obstaculiza que las mujeres y los hombres se desarrollen en libertad”, asegura Torres.

Mejoras económicas

Teniendo en cuenta la economía, sería interesante entender que cuanto más abundante es el cuidado y la presencia de los padres, hay más felicidad personal, lo que supone un menor nivel de estrés y un mayor rendimiento. “Garantizar y hacer posible que los hombres participen en el cuidado es fundamental. Ya no son solo las razones morales, como se ha explicado, sino que además, compensa”, asegura el economista. El cómputo de costes de estas medidas, además, se hace mal porque “hay que calcular también los beneficios que supondría este modelo”, reitera.

Torres ha asegurado que estos partidos que se presentan "como modernos y de regeneración, lo hacen por pura literatura, porque están presentando un modelo de competitividad que empobrece". Rosa Cobo ha añadido que "cuando se demuestra que las barreras no son económicas, se observa que el límite real es el modelo patriarcal. No es el dinero, sino un modelo de sociedad que no pasa por la igualdad entre hombres y mujeres”.

Múltiples apoyos

Miguel Lorente, médico, no ha podido asistir pero ha dejado su grano de arena mediante un vídeo en el que asegura que hay que cambiar el concepto de que la maternidad requiera una presencia, mientras que la paternidad se pueda “ejercer a distancia”. “Hay que exigir permisos iguales e intransferibles para que las mujeres puedan desarrollar su ciudadanía y los hombres puedan desarrollar su paternidad”, sentencia Lorente. Así como él, otras 150 personas han mostrado su apoyo a una carta que sigue recibiendo firmas.

Fotos: AmecoPress
— -
1) De izquierda a derecha: Juan Torres, Rosa Cobo, Lina Gálvez, María Pazos y Mariano Nieto; 2) Diapositiva explicativa de los modelos PPiiNA/C’s; 3) Rosa Cobo atiende a la exposición de Juan Torres
— -
Estado Español - Política - Políticas de igualdad - Situación social de las mujeres - Instituciones de igualdad - Conciliación - Legislación y género; 8 de septiembre.16. AmecoPress